Los Bancos ya No Son Lugar Seguro


El mundo mudó, o quién sabe sería mejor decir que los integrantes del mismo han mudado mucho con el paso del tempo… ¿Ejemplos?… ¿Usted quiere ejemplos? Pues bien, aquí va uno: antiguamente la gente tenía un estilo ultra-conservador-desconfiado, y por tanto guardaba sus economías abajo del colchón, dentro de un agujero de la pared o del piso, o lo ponía sobre el cielorraso. Era lo más seguro que había en aquel entonces, obviamente mientras nadie se hiciese pis en la cama o no apareciesen los hambrientos roedores para comerse los billetes.

Más bien, eso se debía a que los de menos caudales que vivían en el campo, por causa de su aislamiento de los centros urbanos, el mal transporte y la escasa o nula comunicación existente, tenían necesidad de disponer del efectivo para la compra-venta de ganado y afines. Por su vez, los pueblerinos no en tanto, lo hacían por el principal temor que ellos tenían del cobro de comisiones, es decir ver que su dinero se redujese y el hecho de perderlo todo ante el eventual quebranto de una entidad por cierre, quiebre, etc., ya que no conocían la cara del dueño. Pero a estos mismos el tiempo los fue doblando de a poco, conforme me lo narró mi amigo Pacho, un gran filósofo duraznense entendido en estos asuntos de manejar y saber guardar plata ajena.

De a poco también fue surgiendo otra modalidad usada por los que poco tenían a guardar: “la alcancía”. Más bien, la alcancía se remonta a una palabra de origen árabe que ha tomado significado con el paso de los años. Según lo explica el filólogo y etimólogo español Joan Corominas en el “Breve diccionario etimológico de la lengua castellana”, el sustantivo alcancía viene probablemente del árabe vulgar “kanzîya”. Esto es solo una probabilidad, ya que se trata de una fuente no documentada, pues Kanzîya es un adjetivo femenino derivado de kanz, que significa “tesoro escondido”.

También tenemos, según comentarios en inglés sobre el posible origen de la alcancía, que para el siglo XV, al fabricar utensilios de cocina, se utilizaba un tipo de arcilla de color naranja que se conocía como “Pygg”. En ese momento también era costumbre en los hogares utilizar estos utensilios para guardar dinero a modo de ahorro. Pero cuando se utilizaban utensilios de cocina con esta finalidad, comenzaron a llamarlos de “pygg jar”. Ya para el siglo XVIII comenzó a utilizarse este tipo recipiente al que se le dio un nuevo nombre que ha llegado hasta nuestros días “Piggy Bank”. Tal nombre recuerda y juega con el nombre de la arcilla y la del cerdo, Pygg y Pig, sin olvidar que el cerdo siempre ha sido un animal asociado a la “riqueza” y abundancia… Palabra que me induce a pensar que mi vecino debe ser riquísimo, ya que de… Bueno, el comentario ya es suficiente.

En todo caso, las alcancías en los niños se suelen utilizar para inculcar ideas de ahorro. Y aunque cualquier cacharro sirve para ese fin, el cerdito es una de las figuras más tradicionales de recipiente destinado al almacenamiento de monedas, ya que por su forma graciosa es usado habitualmente por niños y jóvenes. Sin embargo, vemos que hoy día la planificación de la economía familiar pasó a ser uno de los problemas que más se da en las nuevas parejas que deciden unirse y compartir un hogar -mismo que sea para vivir a las patadas-, puesto que en la mayoría de los casos las finanzas no alcanzan para satisfacer todas las aspiraciones de las personas, ya que ellos abandonaron el viejo concepto de ahorro.

Así pues, dando secuencia al raciocinio inicial sobre la mudanza de hábitos -ojo, no confundir con sotanas-, tenemos pues el más reciente ejemplo de mutación de viejas prácticas. Digo esto, mi ahorrativo leyente, porque acabo de leer que médicos de un hospital de Costa Rica terminaron por retirar US$12.800 del estómago de una joven guatemalteca que supuestamente tenía como misión llevar el dinero hasta su país, conforme lo informó el “Organismo de Investigación Judicial”, (OIJ).

De acuerdo con lo mencionado por el OIJ a los reporteros de la “Agencia EFE”, la mujer, de 19 años, que no tuvo su identidad revelada, fue internada el sábado 26 de julio con problemas de salud en el Hospital de Heredia, y terminó confesando que engulló las notas verdes -muy parecidas con lechugas- que estaban guardadas dentro de cápsulas de látex… O sea, ni banco ni chanchito.

Pero debido a su espasmódico antojo, la guatemalteca fue luego transferida para el “Hospital México”, en San José, donde terminó siendo operada de emergencia a fin de retirar el dinero que, en total, sumó la bagatela de US$12.800.

Conforme mencionó a la prensa local el director de OIJ, Francisco Segura, esa joven no supo explicar cómo había llegado a Costa Rica y señaló que sólo recordaba que fuera llevada de ómnibus… “Evidente que será investigada y responderá por su crimen… Las autoridades analizarán el caso para saber el origen y el destino del dinero, así como intentarán identificar a los demás comparsas”, agregó.

Una vez analizado con sumo criterio tal preciosidad, resta sólo una pregunta que no quiere callar: ¿Será por causa de las observadas mudanzas de hábitos y a la multiplicación de estos hechos -al igual que los panes-, es que el papa Francisco estaría preparando una reforma del IOR, el Instituto para las Obras de Religión, más conocido como Banco Vaticano?… ¿Hace sentido, no?

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: