¿Quién Mandó ser un Superdotado?


En este caso, primero hay que tener en cuenta que la calidad de precoz puede corresponder tanto al orden fisiológico como al intelectual o moral, o, dicho en otras palabras, eso no es más que la anticipación del carácter prematuro de una etapa o edad. Por tanto, mi tierno leyente, la superdotación y las altas capacidades de los niños son conceptos todavía controvertidos y no exentos de polémica respecto a su significado, evaluación e intervención… Sobre todo cuando ella es cavernosa.

Todo el mundo sabe, sin embargo, que se trata de un término que se utiliza para designar a aquellos chiquillos que poseen una alta inteligencia. Otra cuestión es lo que los vivientes entendemos por inteligencia y cómo podemos medirla para establecer criterios fiables de identificación entre niños con aparentes buenas capacidades… Que no sean, obviamente, las anatómicas.

El primer psicólogo que utilizó la palabra “superdotado” fue el estadounidense Lewis Terman en 1932 para referirse a los individuos que estaban en la franja superior del 1% en los resultados de inteligencia general evaluada mediante las escalas Stanford-Binet. Años más adelante fue cogiendo relevancia el concepto de C.I. (Cociente Intelectual), para considerar al superdotado como el sujeto que obtenía una puntuación igual o superior a un valor de 130… Valor que de por sí ya excluyó mi obstinación.

En todo caso, es evidente que estos estudios basaban sus apreciaciones sólo en la consecución de un determinado nivel intelectual medido mediante pruebas específicas. No obstante, hoy en día, sabemos que la superdotación incluye, además, una serie de características y capacidades que van más allá de un simple número. Por tanto, un “CI” igual o superior a 130 o una capacidad intelectual elevada, serían una condición necesaria pero no suficiente.

Muchos padres sospechan de altas capacidades en sus hijos pero no siempre estas se confirman. Por ende, hay que saber diferenciar, tal como señalé anteriormente, entre niños precoces -respecto a su edad cronológica-, niños con talento en ciertas áreas (música, dibujo, etc.), niños con altas capacidades y niños con superdotación… No necesariamente medida en centímetros.

En verdad, todos estos niños suelen ser despiertos, curiosos, que se interesan activamente por su entorno, pero son, ante todo, niños con unas necesidades propias de su edad cronológica independientemente de su nivel de inteligencia. Así pues, por todo ello se hace necesario recordar que también sus necesidades psicológicas y afectivas deben ser atendidas y la intervención no debe centrarse únicamente en desarrollar su potencial intelectual.

Así pues, hay que tener en cuenta que cada niño sigue su propio curso de maduración cognitiva y puede que, en un momento dado, alcance anticipadamente una determinada habilidad en un área concreta, aunque puede ser más lento en conseguir otras. Lo que sí parece claro, es que los niños superdotados exhiben un talento precoz. Así asumen anticipadamente la capacidad para emitir frases completas cuando otros niños de su edad están en el período de emisión de palabras sueltas. Igualmente pueden percibir detalles del entorno en los que ni siquiera los adultos reparan, o mostrar una sensibilidad hacia ciertos temas exagerada por su edad. No obstante, no todo es positivo, ya que al aprender rápido pueden llegar a hacerse pesados y agotar literalmente a padres, parientes y maestros ante una avalancha de preguntas incesantes y actos, junto a la necesidad de profundizar en cualquier tema que les llame la atención.

Pues bien, una vez analizado tan precoz asunto, resulta que ahora me entero de que un jovencito de apenas nueve años, terminó casándose con una mujer de 62 en África del Sur. Claro que han surgido sospechas a partir del desarrollo avanzado de Saneie Masilela tomando como referencia principal los logros futuros esperados a esa corta edad y su consecución de forma anticipada, pero a la ceremonia de casamiento de Saneie con Helen Shabangu fueron más de 100 convidados y, evidente, acabó por chocar a buena parte de los vecinos de la provincia de Mpumalanga, donde ocurrió la boda.

Helen, la oportunista esposa, ya tiene cinco hijos, siendo que el más joven de ellos es un hombre hecho y derecho de 28 años. Por cuenta de la diferencia gigantesca de edad, una buena parte de la población local afirma que la mujer es una aprovechadora de menores y que el casamiento no debería de haber sido consumado.

En todo caso, parece que el casorio aconteció por cuenta de la religión, ya que los novios afirman que la unión era una voluntad de sus ancestrales, ya muertos, pero que fueron consultados a través de rituales tribales. Sin embargo, ninguno de los dos se dice arrepentido con la decisión, mismo que Saneie afirme que este no será su único casamiento en esta vida… “Cuando yo sea mayor, me voy a casar con una mujer de mi edad… Escogí a Helen porque la amo”, afirmó el precoz y “superdotado” niño, ahora flamante marido… Y vidente se su viudez temprana… ¡Válgame Dios!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: