La Boca lo Puede Llevar al Catafalco


¿Recuerda el lector aquel viejo dictado: “donde pone el ojo pone la bala? Pues le diré que el mismo no se aplica en este caso, salvo que lo mudásemos para: ¡ojo donde pone la boca para que no le metan bala!

Por supuesto que cuando se especula sobre enfermedades relacionadas a la boca, rápidamente todos piensan en caries, problemas gingivales, o el mal hálito entre otras variedades más, como suele ser también el tamaño de la cuenta que le presentará el sacamuelas cuando lo visite.

En realidad, lo que muchos no saben, es que algunos problemas que están directamente ligados a la boca van mucho más allá de lo que cualquiera piensa, como por ejemplo, que las infecciones donto-gingivales pueden tener repercusiones de orden sistémica y que algunas pueden llegar hasta causar riesgo de óbito.

Puede que el leyente no acredite en ello, pero recientemente fue sugerido que la enfermedad periodontal tendría un papel relevante en la salud general del individuo, y fue reconocida como un factor de riesgo para algunas dolencias.

Podría relacionar aquí una lista de ellas, pero como no soy dentista, me limitaré tan sólo a aquella que al más taimado lector le interesa saber. Es que su problema de falta de potencia y vigor en la hora sagrada del “vamos ver” en la horizontal, puede tener origen, o manifestarse, por causa del destino que le dio a su boca.

En todo caso, mismo que la impotencia aun sea un tema que presenta bastante controversia, sin embargo, se comenta que algunas investigaciones realizadas por doctos -en materia bucal y de pene-, lograron mostraron que los pacientes con disfunción eréctil presentan un mayor índice de inflamación gingival.

Una hipótesis levantada, es que la periodontitis puede disminuir la producción de la enzima “eNOS”, el catalizador responsable por la síntesis de óxido nítrico, que relaja los vasos sanguíneos y aumenta el flujo sanguíneo en el pene.

Ello viene de un estudio que fue realizado por la “Universidad Inonu”, en Turquía, por el que se concluyó que las personas con los gingivales inflamados están tres veces más propensas a tener problemas de erección.

En verdad, lo que se sabe hasta el presente, es que la inflamación es una respuesta inmunológica que puede ser muy benéfica cuando el cuerpo está luchando contra una infección; sin embargo, cuando ésta ocurre en niveles crónicos altos, esto puede ser malo para el cuerpo humano. La explicación para estas ocurrencias, es que las bacterias que permanecen en la boca después de hacer exactamente aquello que usted está pensando -colocarla en una atrayente chichula-, pueden entrar en la corriente sanguínea por los gingivales. Todo a causa de que esos microrganismos crean placas en los vasos sanguíneos, entupiéndolos.

Por consiguiente, y por si no lo recuerda, le recalco que la reducción del flujo sanguíneo es la principal dificultad para logar la erección… Y es justamente allí que usted comienza a padecer -con lágrimas- el síndrome japonés: Nikita Nipone… ¡Lloroso asunto!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: