Jueces Fallan Sobre los Derechos de Cada Uno


Considero que algunas veces, eso de querer emitir un juicio parece no ser justo, porque los tempos no son los nuestros y porque no se puede censurar lo que ocurre desde la lejanía sin entender muy bien cuáles son las leyes y la cultura local que rige una determinada sociedad; aunque de todos modos igual me siga pareciendo horrible y odioso que algunos individuos tengan aun tanto poder sobre las vidas ajenas.

Por ejemplo, me entero que en Marruecos, seis personas acaban de ser condenadas a penas de hasta tres años de prisión por el simple hecho de ser homosexuales, y aun lo que es peor, después que el padre de una de ellas presentara una denuncia a la policía.

Pues bien, el abogado Ahmed Amin Chaabi, quien actuó como parte civil contra los acusados, declaró el último jueves a la “Agencia Efe”, que el Tribunal de Primera Instancia de Fqih Bensalah, en el centro del país, condenara el lunes anterior a seis personas por “libertinaje, mediación en la prostitución y homosexualidad” y, a una de ellas, también por embriaguez.

Todo este hecho deriva de un primer joven que fuera detenido después de ser denunciado por su propio padre, y quien, mientras se encontraba declarando en la comisaría, recibiera un mensaje en su teléfono celular a través del cual se permitió que la policía detuviese a los otros.

Es que por allí, la práctica de homosexualidad es expresamente condenada en el Código Penal marroquí con penas de hasta tres años de prisión, además de ello significar grande reprobación social.

En todo caso, una semana antes, un grupo de activistas pro-derechos humanos había divulgado un video para condenar la homofobia en el país, pero curiosamente esta representación no contaba con ninguna persona que se declarase homosexual, por causa de la tamaña recriminación pública del tema.

En consecuencia, la divulgación del referido video llevó al “Partido Justicia y Desenvolvimiento”, de orientación islamita y a la cabeza del gobierno marroquí, a pedir explicaciones al ministro de Asuntos Islámicos, Ahmed Tawfiq, quien respondió que la mejor manera de enfrentar “este tipo de cuestión” era “la sabiduría y la predicación”.

Su declaración y consejo parece algo absurdo e incoherente, pero en todo caso, no muy lejos de allí se acaba de divulgar que un tribunal de Sudan condenara a muerte ese mismo día a una mujer médica de nombre Mariam Ishaq, de 27 años, embarazada de ocho meses, por el simple hecho de ella haberse convertido al cristianismo, aunque la pena sólo le será aplicada dentro de dos años, según informaron a la Agencia EFE fuentes de la Defesa.

El abogado Ahmed Abdallah afirmó que el plazo de tres días determinado por otra corte para que la mujer rectificase su creencia, terminara ese día sin que su cliente tuviese rechazado renunciar a la religión cristiana.

Un tribunal ya había condenado el domingo anterior a la sudanesa a pena capital por apostasía y adulterio, una decisión que fue confirmada el último jueves por la Corte Penal del este de Cartum, presidida por el juez Abbas al-Khalifa.

“Le dimos tres días para abjurar de su fe, pero usted insistió en no volver al Islam. Yo la “condeno a pena de muerte en la horca”, declaró el juez Abas Mohamed al-Khalifa, que se dirigió a la mujer por el sobrenombre de su padre, que es musulmán… Y conforme dicta la sentencia, Ishaq recibirá ahora 100 azotes como castigo para sólo después ser ahorcada.

La joven permaneció impasible al oír el veredicto, y el magistrado decidió atrasar el cumplimiento de la sentencia hasta dentro de dos años, para dar tiempo a que la mujer dé a luz al hijo que está esperando y termine de amamantarlo durante ese tiempo.

Ishaq, que está casi llegando al fin de una gestación y tiene otro hijo de casi dos años, había mudado su nombre de Abrar por el de Mariam y es hija de un hombre de la región de Darfur, al oeste de Sudan, y de una mujer de la vecina Etiopia.

Por su vez, el domingo pasado, su marido cristiano fue absuelto de la acusación de adulterio por falta de pruebas, después de éste argumentar que se había casado con la joven cuando ella ya había mudado su religión.

Pero de acuerdo con lo divulgado por la “Amnistía Internacional”, Ishag fue creada en el cristianismo ortodoxo, la religión de su madre, ya que el padre, musulmán, estuvo ausente durante su infancia. Algunos años después, la joven se casó con un cristiano de Sudan del Sur.

El mismo tribunal hizo cuestión de recordar que la ley sudanesa prohíbe la conversión del islam al cristianismo y que, por tanto, la acusada había cometido adulterio por su casamiento como cristiana ser “nulo”.

Varios diplomáticos occidentales y representantes de grupos de derechos humanos estuvieron presentes en la audiencia, y advirtieron sobre el riesgo que ese tipo de juicio representa para la tolerancia religiosa y para los derechos humanos en Sudan… Las condenaciones occidentales no demoraron en aparecer, y un grupo de manifestantes garantió que el movimiento de protesta continuará hasta que la joven sea liberada… Es lo menos que se puede hacer… ¿No le parece?

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: