Predican Una Semana de Sexo sin Parar


Aunque el más simple examen de las múltiples probabilidades consecuentes sugiera todo lo contrario, mi bienquisto leyente, no se puede negar que el sexo hace parte de la vida de todo el mundo. En todo caso, con temerarias suposiciones o con venturosas deducciones, o, peor todavía, con inconsideradas adivinaciones si tenemos en cuenta la presteza y el descaro con que en relatos de esta naturaleza se menosprecia el secreto de los corazones, el hecho de practicar sexo es algo lindo y placentero, aunque sepamos que a casi todo el mundo le gustaría ejercitarlo mucho más de lo que sueña y piensa de ojos abiertos.

Es evidente que el acto por sí solo no tiene nada de equivocado, impúdico y profano en su ejecución. Por tanto, hay que tener en cuenta que ese horizontal momento, es justamente el que dos personas adultas y conscientes escogieron para dividir en el catre los sentimientos entre sí, y por eso no existe ningún problema en realizarlo.

Claro que apenas el sexo no es capaz de salvar cualquier relacionamiento por más bueno que sea, como tampoco una pareja debe basarse en su vida sexual para saber si va ser feliz o no. Es que existen millares de otras cosas tan o más importantes de que el sexo puro y simple. Obvio que él es una increíble fuente de placer, pero la complicidad también puede ser… Cada una a su manera, claro.

Evidente que soy uno más del montón que piensa de esta manera, pues aunque usted no lo crea, ahora tenemos a una dupla de predicadores norteamericanos que acaba de lanzar un libro en el cual indica la metódica práctica del sexo como vía de salvación del casamiento de parejas religiosas… Lo que no significa que ellos deseen el infierno para los pareos de no creyentes.

Según el punto de vista de estos catequistas estadunidenses, la solución para toda pareja que atraviesa una crisis sería de relacionamiento, es, de acuerdo con su consejo, la necesidad de entregarse a una “sexperiencia”… Sí, eso mismo que acabó de leer, “siete días de sexo y autoconocimiento”… Si es que el cuerpo aguanta, claro.

La idea del libro “Siete Días de Intimidad” es lograr mejorar las relaciones entre la pareja a través de la imposición de metas claras. Entre ellas está tener más diálogo, dividir los sentimientos y explorar el cuerpo del otro… Absteniéndose de indicar si los practicantes deben hacerlo con la luz prendida o no.

En todo caso, estos predicadores acreditan que eso renovaría la confianza de la pareja y revigoraría la relación. Inclusive, los misioneros no se olvidan de señalar que el sexo comienza fuera de la cama, y por eso las parejas precisan pensar sobre el momento y dividir luego después eses pensamientos… Cosa que la gente siempre habla por aquí, pero nadie escucha.

Aunque parece ser una enciclopedia de orientación sexual, la obra no lo es, pero resulta que el libro también habla sobre los hijos y los problemas financieros por los que atraviesa toda pareja en algún momento de sus vidas. La indicación de estos sabios es que todo quede de la puerta del cuarto para fuera, aconsejando, además, que las parejas tengan, por lo menos, un día por semana sin los hijos para poder enamorar en paz. Y agregan que dos veces por año es necesario un periodo mayor para la pareja poder quedarse a solas y recordar cómo era al comienzo de la relación… Lo que no es muy aconsejable para los que sufren del Mal de Alzheimer.

Otra cosa con la cual hay que concordar, -una pléyade como yo junto con estos predicadores-, es que de nada sirve uno querer ponerse a comparar su vida sexual con la que aparece en los filmes porno. Son cosas diferentes, mi impúdico amigo, las personas reales actúan de manera distinta y usted terminará frustrándose al intentar querer hacer en la cama lo que vio en la tela chica de su casa.

Pienso que por esas recomendaciones bíblicas y evangélicas nadie esperaba, pero opino que los predicadores de la “Iglesia Fellowship” dan prácticamente los mismos consejos que los terapeutas ofrecen a las parejas cobrándoles un ojo de la cara de por medio… Entonces, ¿que está esperando? Corra hasta la librería más cercana y cómprese uno… Después, claro, aproveche y diviértase de lo lindo en el catre…

¡Ah! Y por las dudas pase antes por la farmacia y cómprese una cajita de las pastillitas mágicas… Seguro que las va a necesitar.

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: