Las Normas Artificiales Para el Mientras Tanto


Recuerdo que una vieja película italiana de la segunda posguerra llamada “Vivir en paz”, la que fue protagonizada por el gran bufo del burlesco, Aldo Fabrizi, muestra una Italia, así como toda Europa, salían de la Segunda Guerra Mundial herida, paupérrima, hambrienta, sin trabajo y con trastornos psicológicos de extrema gravedad, además de un éxodo masivo de población harta de horror, bombas, invasiones y las violaciones permanentes de los derechos más elementales.

Retiradas algunas partes más crueles de lo que ha sucedido durante el desarrollo de esos acontecimientos, pienso que una situación similar surgió hace cinco o seis años atrás en Norteamérica cuando el debacle financiero hizo reventar de vez aquella burbuja de prosperidad aparente de su economía.

Pero por suerte para el gobierno de los Estados Unidos, pese a la profunda crisis que fue generada, su versión del capitalismo sigue estando tan entusiasta como siempre. Por ejemplo, sus empresas de “Tecnología de la Información” (TI) continúan atrayendo a los mejores talentos y plantean algunas de las mejores ideas. Esto resulta en una potencia de servicios de negocios y finanzas. Por tanto, todo esto nada más indica que su don para la renovación no se apagó.

Empero, y conforme lo menciona un artículo periodístico publicado en el “The Economist”, los Estados Unidos han perdido terreno en la hegemonía económica, y solo se mantienen en pie por causa de las 400 normas falsas que se aplican a cada año.

Según lo indica el redactor, esto obedece, en parte, a que ellos no pueden poner en orden su propia casa en lo que respecta a la deuda del gobierno federal y, en parte, porque parecen que son menos capaces que antes de mantener y realzar el sistema internacional de mercados abiertos.

El fracaso, tanto en lo interno como en el exterior, surge del ácido clima político existente en Washington, lo que hace casi impensable lograr un compromiso entre todos. Aparentemente, el panorama internacional apenas les da un poco más de seguridad, pero sin embargo, los flujos globales de capital cayeron de US$ 11 billones en 2007 a un tercio de esa cifra.

A la vez, lo que se ve, y lo que intentan realizar como un paliativo temporario, es extender las medidas proteccionistas del comercio, como lo son las normas falsas de salud y seguridad, que pasan por debajo del radar de la “Organización Mundial de Comercio”.

Sin embargo, sobre las medidas proteccionistas, el grupo de monitoreo “Global Trade Alert” ve al menos 400 medidas de ese tipo cada año. Por eso no es de extrañar que se haya instalado en el gobierno de Obama esa especie de “permiso social” para resolver las cosas a los golpes y porrazos.

Claro que eso que se ve no es “corrección política”, es sentido común. Pero por otro lado, tenemos que el que pega para imponerse es un peligro, aunque no podemos descartar que todos tenemos una bestia interior… Sin embargo, pienso que es sólo cuestión de domarla.

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: