Ni Pájaro, ni Avión, ni Superhombre…


Supongo que ponerse a mencionar ciertas cosas por estas fechas es muy peligroso, pues al más distraído lector le podrá parecer que es un efecto colateral proveniente de los excesos líquidos que uno ha usado y abusado durante los recientes festejos. No en tanto, contrariando la ley de las probabilidades, lo que sigue ha sido mencionado un par de días antes de las efemérides navideñas, y nada menos que por un sacerdote que, todo indica, le puso menos agua al vino con que bendijo la hostia.

En todo caso, las palabras con las que ahora el clérigo modela una imagen, seguramente provienen de otras que él tuvo que despreciar y amasar. Nada que nos asuste, pues así ocurre con todas las cosas de este mundo, las propias palabras, que no son cosas, que sólo las designan lo mejor que pueden, y designándolas las moldean, incluso las que sirvieron de manera ejemplar, suponiendo que tal pudiera suceder en alguna ocasión, son millones de veces usadas y otras tantas desechadas, y después nosotros, humildes, con el rabo entre las piernas, como suele suceder con cualquier perro de la calle cuando la vergüenza lo encoge, tenemos que ir a buscarlas nuevamente. Así que, barro pisado, deglutido y restituido, el eterno retorno existe, sí señor, pero no en ése, en éste mundo.

Pues bien, el padre Renzo Lavatori, por intermedio de sus santas y bíblicas palabras al hablar por la Iglesia, acaba de confirmar que los ángeles existen; empero, avisa que ellos no tienen alas y se parecen más con flashes de luz, según apunta este especialista en angelología católica, quien advierte que estos seres celestiales están nuevamente muy en boga gracias a las religiones “New Age”… O tal vez pienso que sea por causa de la fenomenología causada por la saga “Crepúsculo” (en inglés: Twilight), una serie de cuatro libros erótico-subliminales-azucarados que fueron escritos por la estadounidense Stephenie Meyer.

Por tanto, sin llegar a ponerse colorado, el padre Renzo alcanzó a declarar al corresponsal de la agencia “AFP” durante una conferencia sobre los ángeles, que se desarrolló en un suntuoso palacio renacentista de Roma: “Acredito que en el cristianismo exista una redescubierta de los ángeles”… “Más que verlos, en realidad la persona siente la presencia de los ángeles”, llegó a explicar, acrecentando que estos “son un poco como la luz del sol, que se refleja en uno a través de un vaso de cristal”… Elemental que para que eso ocurra, los vasos no pueden ser de vidrio común, como lo son los que toda ama de casa junta después que consume el queso de untar o la salsa de tomate que venía dentro.

Su seráfica suposición radica en que dicho clérigo participaba de un debate sobre arte angelical que fuera organizado una semana antes de la Navidad por la “Fondazione Archivio Storico” en el Palacio da Chancillería, propiedad del Vaticano.

Por tanto, el padre Lavatori, queriendo aprovechar mejor sus cinco minutos de fama, no se contuvo en declarar que las imágenes de los ángeles son muy populares porque “vuelven a estar de moda”, aunque criticó la forma como éstos son representados en el arte relacionada a la Navidad… “Es preciso entender que no son representaciones reales. Los ángeles no tienen alas ni plumas -hasta porque no son gallinas-, ni se parecen con querubines”, dijo… No lo de las gallinas, claro.

Por supuesto que le recomiendo que no tergiverse lo que el fraile ha mencionado, mi inmaculado lector, pues este clérigo también es un especialista en la ciencia exotérica de la demonología, y él mismo acredita que hoy día los ángeles son más necesarios de que nunca como escudo ante el materialismo de la sociedad actual, que ha dejado así la porta abierta para el diablo… Quizás estas sean palabras que nos suenan muy próximas a la complejidad dialéctica con consistencia de gelatina que un día enunció por George W. Bush hijo… de doña Bárbara.

Así pues, insistente, como si estuviese de pie en el púlpito de su iglesia, el padre Renzo argumentó: “Hay una mayor interferencia de las fuerzas demoníacas. Por eso se ven filas de gente esperando en frente a los despachos de los exorcistas en las iglesias”… “El papa Francisco habla más de demonio que de los ángeles, y acredito que con razón. Pero todavía es temprano; en algún momento él también hablará de los ángeles”, sustenta el padre Lavatori.

En todo caso, creo que es importante y oportuno recalcarle, mi imprevisor amigo, que, con apreciable y tranquilizadora unanimidad sobre el significado de la palabra, los diccionarios definen como “ridículo” todo cuanto se muestre digno de risa y chanza, todo lo que merezca escarnio, todo lo que sea irrisorio, todo lo que se preste a cómico… ¡Usted juzgue!, que para eso le restan 364 días del año que acabó de nacer.

(*) Para su comodidad, existen otras lecturas amenas a su disposición en mis libros. Viste el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: