Bayonetas Entran en la Guerra Económica


Muchos ya no se asustan, pues saben que la “guerra económica” en la que se embarcó a prepo el presidente Nicolás Maduro podría tener un peligroso efecto boomerang, puesto que las perspectivas en el horizonte caraqueño son sombrías: hiperinflación y desabastecimiento de los productos más básicos se esperan para 2014.

El economista José Guerra comenta desde Caracas: “Esta es la situación más complicada de los últimos 30 años”. Éste especialista, al igual que la mayoría de sus compatriotas, aguardaba por las nuevas medidas que anunciaría el presidente Maduro. Pero tanto él, como las cámaras empresariales no se hacían demasiadas ilusiones.

Cuando finalmente llegaron los anuncios, estos no fueron más que un complemento de la “militarización” económica que el heredero de Hugo Chávez estrenó con sus superpoderes. Mayor fiscalización militar de los precios y combate a la “especulación”. Y, con la vista puesta en las elecciones municipales del domingo 8 de diciembre, Maduro envió un mensaje a la clase media y declaró su intención de intervenir en el precio de los alquileres comerciales. Con ello, el mandatario venezolano pretende, además del guiño, una válvula para los pequeños y medianos comerciantes y evitarles el traslado de los precios de los arrendamientos al costo de sus productos. En el fondo, una nueva medida administrativa contra una hiperinflación que ya alcanza al 56 por ciento… “El gobierno ha tomado medidas, como la de bajar los precios administrativamente, y hay coincidencia entre los analistas en que esto va a causar mayor escasez. Si usted va a buscar ahora un aparato electrodoméstico ya no lo consigue, un televisor, un radio, una heladera, una secadora, ya no los consigue”, explicó el economista consultado por el periódico “El País”.

Los términos de la “guerra económica” alcanzaron esta semana ribetes sorprendentes. Las operaciones a cargo de fuerzas militares terminaron con la detención de 26 comerciantes, ahora a disposición de la Fiscalía que iniciará procesos por delitos de “especulación y usura”.

A principios de la semana pasada, se anunció en la Gaceta Oficial la intervención militar de la empresa Daka, la mayor cadena de ventas de electrodomésticos de Venezuela cuyos locales fueron los primeros en ser inspeccionados por las tropas chavistas. El coronel Hermes Josué Carreño, será el encargado de designar una junta que asumirá la administración de las sucursales de la cadena.

Esta “medida privativa de ocupación y operatividad temporal”, como la describió el Ministerio de Información y Comunicación bolivariano, sobrevino luego de que la empresa fue acusada de una suba de precios de hasta un “1.000%”… Con la intervención de esta cadena y de otros locales de venta de electrodomésticos, textiles, zapaterías, accesorios de auto y otros rubros los venezolanos aceleraron las compras navideñas en una corrida donde no faltaron incidentes.

Pero al tiempo que el gobierno despliega su estrategia de fiscalización, mantiene el férreo control sobre los medios de comunicación. El martes pasado, los directivos del periódico Diario 2001 fueron citados a declarar ante la Justicia, luego de una denuncia del Ministerio Público que los acusa de un “plan desestabilizador”… La primera plana del periódico había titulado que “los usuarios se quejan por la falta de gasolina de 91 octanos”. La información agregaba que “las estaciones de servicio reciben menos de la mitad de combustible de hace tres años”.

Precisamente, el déficit en materia de combustible en este país petrolero se evidenció esta semana a través de un reporte de la Administración de Información Energética de Estados Unidos, que informó de un aumento en las importaciones de combustible por parte de Venezuela. Según el informe, el país tiene una media de importación mensual de 40,3 millones de litros. Este crecimiento de un 24% en la demanda ocurre tras la explosión registrada en agosto de 2012 en la refinería de Amuay.

En su mensaje del viernes el presidente Maduro se dirigió, particularmente, a la clase media… “Nada ni nadie nos va a detener en el impulso que tenemos de colocar como centro de nuestra gestión en este gobierno la revolución económica”, proclamó con su acostumbrado estilo el mandatario.

“Me quiero convertir, y ya me estoy sintiendo, en el presidente obrero protector de la clase media productiva, de la clase media decente, en el presidente de la clase media”, agregó Maduro.

El mandatario dijo que al cumplirse 23 días de su ofensiva económica exhortaba a todos los organismos encargados de impartir justicia a que detuvieran a los responsables de “remarcar precios” y de “especular” con estos, para los que pidió “todo el peso de la ley”. Otro anuncio encaminado en el mismo sentido, Maduro enfocó la regulación de los alquileres de locales comerciales. Dijo que los mismos no podrán superar los 250 bolívares (unos US$ 39,7) por metro cuadrado.

“La escasez de bienes es del 22,4 por ciento, lo que quiere decir que de cada 100 artículos 22 están faltando. No se consigue leche líquida, no se consigue harina de maíz, hay escasez de muchos artículos básicos”, recordó el economista consultado. La perspectiva para el año próximo no podría ser peor. (Producción: Renzo Rossello)

(*) Para su comodidad, existen otras lecturas amenas a su disposición en mis libros. Viste el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: