Existen Reacciones Testiculares


Ya sabrá el leyente que el Mausoleo de Lenin, conocido también como la Tumba de Lenin, es la sepultura que guarda los restos de Vladimir Ilich Ulianov. No en tanto, cabe agregar que este panteón era, hasta hace pocos días, una de las principales atracciones de la capital rusa. En todo caso, dicho hipogeo fue levantado por órdenes del Gobierno Soviético tras su muerte en 1924 y desde entonces expone su cuerpo embalsamado al público, salvo en pocas ocasiones en tiempos de guerra.

Empero, otro dato evidencia que, según las encuestas, en la actualidad, el 56 % de los rusos quieren que el cuerpo de Lenin sea enterrado en otro local; sin embargo el polémico líder ruso Vladímir Putin ha asegurado que Lenin yacerá por mucho tiempo en el mausoleo a los pies del Kremlin, hasta que una mayoría clara de rusos manifieste públicamente lo contrario, lo que según él, es para evitar una división de la sociedad.

Evitar, evitar mismo, parece que Putin no lo logrará, principalmente después que días atrás al pintor ruso Pyotr Pavlensky se le ocurrió ir hasta la Plaza Roja de Moscú y, sin más, se puso a clavar sus testículos entre las juntas de los paralelepípedos de la calle utilizando un martillo, y todo para mostrar su protesto contra el Kremlin. Pero con mucho dolor de criadillas, este paisajista en tiempo real acabó por ser libertado el último lunes sin que le hiciesen acusaciones formales.

Parecería que el tribunal Tverskoy de la capital rusa se negó a estudiar la denuncia que fue presentada por la policía, por encontrar en ella “falta de indicios” de un delito, según lo manifestó Yekaterina Korotova, la portavoz de la corte que fue citada por diversas agencias rusas de noticias.

Korotova alcanzó a explicar que el expediente que fue abierto por la policía se basa en el artículo 20.1 del Código Penal ruso, que describe el delito de “leve vandalismo” como una violación de la orden pública “con agresión y blasfemia”, indicios que en realidad no figuran en la denuncia… Mi vecino dice que realmente se equivocaron, pues la denuncia debería ser por “enajenación testicular”.

Por su vez, don Pavlensky, mismo dolorido, se mostró sorprendido por su liberación y la recusa del tribunal de abordar su caso… “No entendí lo que acabó de acontecer en el tribunal. Fue inesperado para mí”, le dijo, lagrimeando, a la emisora de radio rusa “RSN”… Mientras se agarraba los clavados.

En un primer momento el activista fue hospitalizado y más tarde detenido, después de -como ya dije- haberse clavado los testículos en frente al mausoleo, en una acción de protesto que el polémico artista llegó a denominar de “Fijación” y que coincidió con la celebración en Rusia del Día de la policía… Algunos hasta dicen que el artista habría mencionado: “esa celebración me vale un huevo”… Y ¡Zaz!

En todo caso, completamente desnudo y con sus partes íntimas clavadas en los paralelepípedos, Pavlensky permaneció inmóvil durante más de una hora mirándose los ahora inservibles genitales, en una proeza que llegó a calificar de “metáfora da apatía, indiferencia política y fatalismo de la sociedad actual rusa”… ¡Doloroso!

Pero no crea el amigo lector que esta es la primera vez que el artista de San Petersburgo presenta gratuitamente sus desequilibradas obras en plena calle, la segunda mayor ciudad de Rusia, ya que a menudo usa su propio cuerpo para poder expresar todo su protesto contra el Gobierno del presidente ruso, Vladimir Putin.

Por ejemplo, el 3 de mayo último, Pavlensky también apareció totalmente desnudo para luego envolver su cuerpo con alambre de púas, esta vez delante del edificio de la asamblea legislativa de San Petersburgo en una acción que él mismo llamó de “Cuerpo”, y que según indicó, simbolizaba “la existencia humana en un ambiente de represión legal, cuando el más mínimo movimiento provoca una durísima reacción del sistema legislativo, que se clava en el cuerpo del individuo”. Además, en junio, Pavlensky se cosió la boca en una acción de apoyo al grupo punk “Pussy Riot”, pues dos de sus integrantes están presas por cantar contra Putin en el principal templo de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Por mi parte, y en consonancia con el buen sentido que nos acostumbramos a ver publicado diariamente en la prensa, sólo me resta advertirle que “no hay nada más arriesgado que estar sometido a la estupidez ajena”… ¡Piénselo!

(*) Para su comodidad, existen otras lecturas amenas a su disposición en mis libros. Viste el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: