No Confunda su Enfoque Ideológico


Como una simplista y mera repetición del comportamiento de antaño, parece que hoy día se ha convertido en lugar común de los opositores eso de ponerse a llamar de fascista al régimen que nos gobierna y a su líder supremo…

Mismo que algunos de ellos sean pura imitación, pues en realidad, el proyecto político del fascismo es instaurar un corporativismo estatal totalitario y una economía dirigista, mientras su base intelectual plantea la sumisión de la razón a la voluntad y la acción, aplicando un nacionalismo fuertemente identitario con componentes victimistas o revanchistas que conducen a la violencia ya sea de las masas adoctrinadas o de las corporaciones de seguridad del régimen contra los que el Estado define como enemigos por medio de un eficaz aparato de propaganda, aunado a un componente social interclasista, y una negación a ubicarse en el espectro político (izquierdas o derechas), lo que no impide que habitualmente diferentes enfoques ideológicos proporcionen diferentes visiones del fascismo.

Los ejemplos más comunes se dan en la historiografía, la politología y otras ciencias sociales de orientación marxista, al ubicar al fascismo en la extrema derecha, vinculándolo con la plutocracia, e identificándolo algunas veces como una variante del capitalismo de Estado, o bien de orientación liberal, identificándolo como una variante chovinista del socialismo de Estado. No en tanto, ya se ha afirmado en estudios del siglo pasado, que el fascismo tiene sus enemigos agrupados en tres frentes diferentes: “el social-comunista, el demoliberal-masónico y el populismo católico”. []

No en tanto, no hace mucho que un connotado político definía así al fascismo: “Es autoritarismo, consolidación de todos los poderes en una sola persona, eliminación sistemática de la división de poderes y montaje de una simulación de democracia e institucionalidad”.

Luego a seguir mencionaba los mecanismos para conseguirlo: “Con el más importante para el fascismo: el control de los medios de comunicación, la implantación de la verdad única…”

Estoy convencido de que los más sólidos especialistas en el fascismo, desde los veteranos Woolf y Kogan, sonreirían al leer ese texto, pues no solo olvida algunos aspectos cruciales sino que añade uno inexistente: “el montaje de una simulación de democracia”, pues los fascistas jamás pretendieron imitar a la democracia, ya que la condenaron de frente; en cambio, los comunistas hasta llamaron a sus dictaduras de “democracias populares”; pero, sobre todo indicarían que la definición puede aplicarse con mayor exactitud a los regímenes comunistas.

Los totalitarismos dirigidos por Lenin, Stalin, Ulbricht, Mao, Kim Il Sung, Pol Pot, Castro, Mengistu, todos comunistas, se adecuan perfectamente a la definición transcrita. Así pues, una pregunta surge de rigor: ¿Por qué se habla de fascismo y no de comunismo cuando de autoritarismo se trata?

La respuesta la han dado ya varios especialistas: uno de los mayores éxitos perdurables del comunismo ha sido conseguir que no se hable de sus crímenes. Una cadena de expertos en propaganda y desinformación (la tan usada “dezinformaziya” soviética), a cuya cabeza se hallaba Willi Münzerberg, ha logrado eliminar el comunismo del vocabulario crítico de los políticos, sobre todo de los de “izquierda”.

En cuanto a la “verdad única”, mi politizado lector, es que los comunistas dieron lecciones magistrales para imponerla como sea. Sin embargo, al decir que los regímenes comunistas han sido tan o más represivos que los fascistas, no estoy defendiendo a éstos, pues es igual como cuando digo que Ticio -un personaje menor de lujuria desenfrenada en la mitología griega y que fue castigado eternamente por el intento de violación- no falleció de sida sino de cáncer, y con eso no estoy defendiendo al sida… ¡Faltaba más!… Es sólo una cuestión de enfoque equivocado de mi parte.

(*) Para su comodidad, existen otras lecturas amenas a su disposición en mis libros. Viste el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: