No Ajusticie a la Justicia


En algún momento de nuestra juventud, nos enseñaron que un pueblo sin justicia está, desgraciadamente, condenado a la barbarie; pero cuando este cuenta con una justicia mediatizada, disminuida, servil y xenuflexa, ciertamente ese mismo pueblo podría sin más regresar a la era de las cavernas.

En todo caso, el lector tiene que tener en cuenta que un pueblo que es incapaz de indignarse ante el abuso del poder y la arrogación de funciones, en realidad, lo que él tiene es alma de esclavo. Por ende, no podemos desconsiderar que si la manipulación de la justicia es condenable, indudable que más repudiable es la corrupción de la justicia que termina siendo ajusticiada por sus propios deméritos.

A lo mejor usted ya se esté preguntando: ¿La administración de la justicia ha tocado fondo o algo falta para su desplome total? Quizás sí, quizás no, pues todo depende en donde ocurra, ya que la ignominia de algunos jueces y magistrados podría pesar más que la probidad y honradez de los otros; y cuando tenemos este desconcierto, resulta que la sociedad se debilita tanto como sus instituciones.

Para ciertos países es una tragedia de insospechadas consecuencias ese asunto “del toma y daca” que aparecen en fallos y resoluciones que no son justicia, sino más bien venganzas políticas, o de un desvergonzado servilismo en busca de recompensas, que dicho en palabras más vulgares, son leguleyadas o sapadas criollas del peor estilo.

No es necesario singularizar o apuntar con el dedo, pues obviamente me faltarían manos para ello mientras mis dedos parecerían una veleta; pero lo que se nota, es que ciertas administraciones de justicia se han venido comportando de manera deleznables. Y por supeditado, tenemos que algunos Presidentes, para proteger su espalda de una reprochable actitud, han organizado sus poco venerables “pichicortes” durante sus regímenes, mientras que por otro lado vemos que ellos no pierden oportunidad para calificar de corruptos a jueces que ponen en libertad a delincuentes y culparlos de ser los causantes del incremento de la violencia criminal.

Considero que nadie se imagina lo que podrá ocurrir cuando cualquier pueblo, por mayoría simple, autorice a sus presidentes para que metan mano en la justicia, pues esos mismos votantes necesitan comprender primero, que la justicia tiene que ser convocada de manera independiente, para que ésta sea la esencia pura de la aplicación efectiva de los derechos de todo ciudadano, y por supuesto, en concordancia con la satisfacción de las necesidades humanas… ¡Piénselo, mi amigo!

(*) Para su comodidad, existen otras lecturas amenas a su disposición en mis libros. Viste el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. casino
    Nov 09, 2013 @ 01:45:51

    It’s nearly impossible to find experienced people on this topic, however, you seem
    like you know what you’re talking about! Thanks

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: