Jesús es una Ficción Novelesca


Al entregarme de buena fe a leer algunas materias de cuño teológico para enriquecer no sólo mi cultura escolástica, más que alígero me deparé indeliberadamente con un artículo que mencionaba que Joseph Atwill, un teólogo norteamericano, por de pronto irá a sorprender a la audiencia que participará del seminario “Covert Messiah”, destinado a estudiar la vida de Jesús Cristo.

Y ese desconcierto más bien se debe a que el mencionado especialista presentará lo que él llama de “un productivo trabajo” cuya teoría muestra que el mamotreto del Nuevo Testamento -y consecuentemente, la vida de Jesús Cristo- fue nada más que una ficción novelesca establecida por la aristocracia romana.

Atwill exterioriza esta idea, porque dice tener en manos buenas evidencias de que la parte de la Biblia que trata sobre la vida y obra de Jesús fue escrita por los romanos… En su entrevista, llegó a exponer a la prensa: “Presento mi trabajo con todo cuidado, pues no quiero fastidiar a los cristianos. Pero lo que mencionaré es muy importante para nuestra cultura, pues los ciudadanos necesitan saber por qué motivos los gobiernos crían falsas historias y falsos dioses (y ejemplos sobre estos últimos hay mucho en todas partes). Eso nada más es realizado para implantar una orden social contraria a los intereses de la población común”.

Según dicho teólogo alucinado, la creación de la historia de Jesús habría sido una estrategia política de los romanos para lograr pacificar los ataques violentos de los judíos que vivían en Palestina por aquella época. Así que, agotados todos los procederes adecuados para contener la rebelión con armas y soldados, los romanos introdujeron el mito de un judío pacifista.

En todo caso, según este dogmático hombre que parece sufrir de mente insalubre, ese asunto de querer encorajar a los judíos a ceder a César y pagar impuestos a Roma, sería la principal idea que estaba por detrás del lema de “dar la otra fase”. La figura de Jesús ni siquiera es basada en una figura histórica, -insinúa-… “Noté una secuencia de paralelos existentes entre los dos textos (el Nuevo Testamento y el manuscrito “La Guerra Judaica”, que fue escrito por Flavio Josefo en el siglo I)”, llegó a declarar Atwill al dar cháchara sobre su descubrimiento.

En todo caso, para este historiador, su develamiento seguramente no acabará con el Cristianismo, pero ciertamente puede ayudar a todos aquellos que hayan sido oprimidos de alguna forma por la religión…

Y en sus beatíficos y tontos devaneos, el erudito llega a ejemplificar con mucha retórica: “Fíjese que hasta el día de hoy, por ejemplo, el Cristianismo es utilizado en los Estados Unidos para crear apoyo a la guerra en el Oriente Medio”… ¿Polémico, no?

(*) Si es de su interés continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: