Leyendo, Cualquiera se Desasna


Está más que comprobado que al introducirse en los mundos y personajes de fantasía cambia el estado mental de las personas y, además, permite al lector reconocer las expresiones ajenas de forma más fácil y precisa. Por tanto, leer no solo sirve para mantener en perfecto funcionamiento la mente o aumentar el nivel cultural, sino que también puede ser una herramienta eficaz para mejorar las habilidades sociales.

Un estudio que fue realizado por “The New School for Social Research”, en Nueva York, descubrió que al leer literatura de ficción de calidad, la capacidad de reconocer las emociones y pensamientos de otras persona mejora mucho. Los resultados aparecieron publicados en la última edición de la revista Science.

Para realizar dicho trabajo, los investigadores pidieron a un grupo de voluntarios que leyeran fragmentos de literatura de ficción de calidad, es decir, libros que recibieron premios y reconocimientos, y no literatura popular -como es el caso de los míos-, y luego les hicieron interpretar las emociones de personas en distintas situaciones.

Los lectores fueron sometidos a una serie de cinco pruebas destinadas a medir qué tan bien podían adivinar lo que una persona sentía, por ejemplo, mirando una foto de una expresión facial o respondiendo preguntas sobre cómo una persona con determinada personalidad actuaría bajo ciertas circunstancias. Las conclusiones mostraron que los mejores resultados fueron obtenidos por los que habían leído fragmentos de ficción literaria.

El estudio terminó por revelar que el factor determinante para mejorar la capacidad de sondear el alma de los otros, es la calidad de las obras de ficción, que en los experimentos se centraban en diferentes temas, pero producían el mismo resultado.

Según los autores, lo hallado se debe a que estas lecturas involucran más al lector intelectualmente, despertando sus pensamientos creativos, a diferencia del efecto de la ficción popular o de menor calidad… “Es que este tipo de literatura está específicamente enfocada en la psicología de los personajes y pone al lector en una posición activa frente a la lectura”, asegura el científico David Kidd, agregando: “De esta forma, al estar enfocado en tratar de entender a los personajes, los lectores están especialmente sintonizados con los pensamientos y emociones de otros”.

Al igual que en la vida real, los mundos descritos en la literatura de ficción de calidad están llenos de complejos personajes cuyas vidas interiores rara vez son fácilmente discernibles, lo que requiere un esfuerzo intelectual, escribieron los autores del estudio. Por consiguiente, los investigadores en Science señalaron que los hallazgos podrían ser útiles en la rehabilitación de presos, o para ayudar a las personas con autismo a aprender a comunicarse mejor con los demás.

Además, los autores indicaron que a diario las personas deben realizar el ejercicio de detectar una sonrisa falsa de una verdadera, evaluar si alguien no se siente cómodo o medir las emociones de familiares y amigos. Este es un proceso mental esencial que permite el desarrollo de la compleja red de relaciones en las sociedades humanas, que la ciencia cognitiva define como “teoría de la mente”, señalaron ellos. Por lo que la lectura de ficción ayudaría en este proceso.

Solange Anuch, psicóloga de la Clínica Alemana (Chile), apunta que es real que al leer se produce una traducción de emociones, ya que el lector ejercita la apertura de conocer la emoción de otro. Sin embargo, se muestra dudosa de los resultados del trabajo.

Por su vez, Mauro Basaure, sociólogo de la Universidad Andrés Bello, concuerda con ella sobre lo preliminar del estudio. “Los autores no consideraron diferencias de edad, sexo, condición social o cultura, aspectos clave para poder establecer cómo se lee a los otros”, explica. Aun así, agrega que estos resultados permiten darle una importancia distinta a todas las formas creativas y no solo a la literatura.

“Con esto, el arte se justifica más allá del arte por el arte, y adquiere una función social de abrirnos cotidianamente, aunque sea por un momento”, menciona el sociólogo chileno… “Lo mismo puede pasar con una película donde el estado interno de la persona cambia y puede llevar a tener una percepción del mundo distinta por algunas horas”, ejemplifica desde su pupitre en la Universidad Andrés Bello.

No en tanto, David Kidd dice ser consciente de que sus resultados son preliminares, pero cree que son importantes y alentadores… “El saber reconocer las emociones y pensamientos del otro, está fuertemente relacionado con una serie de resultados positivos en la vida, como el éxito en el trabajo o las buenas relaciones”, recuerda el experto en su publicación de Science.

Por tanto, mi amigo, queda nuevamente comprobado que no se puede hacer una tortilla sin quebrar huevos, ni discernir la verdadera geometría surreal que orienta prosélitos por las sendas de la abstracción descriptiva… Así pues, a leer, que hace bien.

(*) Si es de su interés continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Vera Regina Moreira
    Oct 26, 2013 @ 19:08:46

    gostei muito, realmente é verdadeiro.
    gracias

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: