Los Despojados Discípulos Húngaros


Ni bien las bandas de Oriente clarearon un poco, pronto notamos que el trabajo nocturno ha sido interrumpido por inefables, pues en estos tiempos de estupidez globalizada, algunos resuelven cuidar del cuerpo -ya que del espíritu nunca les sirvió de nada- y al salir la Aurora se les antoja partir corriendo por las vías públicas como si fuesen un pedestre alucinado en busca de saldos de liquidación.

Dentro de dicho escorial, lo que tenemos, mi avizor lector, es que los estudiantes de la “Universidad de Kaposvar”, situada al sudoeste de Hungría, terminaron por asistir aula usando apenas su ropa íntima en un despojado protesto contra la decisión que fuera tomada por el delirante rector de dicho instituto, al cual se le dio por querer crear un código de vestimenta severo, de acuerdo con lo que informó la semana pasada la prensa local.

Por consiguiente, varios estudiantes de artes teatrales, junto con una de las profesoras, permanecieron apenas de ropa íntima durante el desarrollo de un aula y anunciaron que realizarán una manifestación durante el mes de octubre para posicionarse contra las malditas “instrucciones del rector”… Absteniéndose a mencionar si la harían con ropa o no.

En todo caso, esto se debe a que el rector, Ferenc Szávai, habría ordenado la prohibición del uso de “minifaldas”, de pantalones cortos, la usanza de descotes exagerados, zapatillas y el uso excesivo de perfume y maquillaje.

Además, hay que agregar que este rector considera “adecuado” que los estudiantes y profesores hombres usen pantalones largos, camisas o camisetas y zapatos cerrados, y que cuando estos realicen las pruebas, usen trajes, zapatos y medias oscuras.

Por su vez, las estudiantes y profesoras deben usar falda o pantalones, con blusas claras, y, durante las pruebas, utilizar la versión “elegante” de dichas vestimentas, concluyó el rector en sus nuevas instrucciones, quien acrecentó: “Las exigencias generales son para mantener la apariencia limpia (cabellos, uñas y rostro)
y el uso de ropas planchadas”.

Ni que decir que el descontentamiento fue general, primero por parte de los estudiantes y organizaciones juveniles, aunque se sabe que también fue por parte del propio comisario de los Derechos Educativos de Hungría, Lajos Aáry-Tamás, quien expuso que estas instrucciones son “inaplicables” y propuso que sean retiradas lo antes posible.

No queriendo ser menos, el eurodiputado húngaro Tamás Deutsch, escribió en Facebook: “El señor rector puede querer reglamentar otras cosas como la altura, el color de cabello, y más tarde el color de piel, religión y origen de los estudiantes”, al momento que recomendó que Szávai consultase un médico.

Otros, no en tanto, pretendieron explicar que todo ello no pasaba de bobadas alucinadas de un decano regente con pocas neuronas y que, si el propio Einstein pensase así, todavía estaríamos en el tiempo de las cavernas, y hemos de convenir, mi erudito amigo leyente, que sobre lo dicho no existe mucha diferencia con el tiempo actual…

Al final, de ojos húmedos y manos vacías, lo que podemos notar, es que lo que nos resta cuando el asunto es política o tránsito, es que la filosofía resulta intransitable… ¡Fantástico!

(*) Si es de su interés continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: