Destaparon el “Massagate”


Cuando corrían los últimos tiempos electorales de cara a las inéditas internas obligatorias conocidas como PASO, en las que el kirchnerismo tendrá una sintomática medición de fuerza con sus adversarios, sucede un hecho curioso. Un ladrón entra en la casa de Sergio Massa, en ese momento sin gente, dispara su pistola (con silenciador) contra una cámara de seguridad de la vivienda luego de violar la puerta, se apropia de la caja fuerte que contiene dinero, joyas, “pendrives”, papeles y huye. Hasta allí, excepto quizás por los tiros a la filmadora, nada demasiado extraño estos días. Al regresar, los dueños se percatan de lo sucedido, denuncian el robo y en poco más de medio día, arrestan al delincuente y encuentran el botín. Esto último bastante inusual, lo mismo que todo lo que rodea al caso.

El fiscal que lleva la causa pide a Massa de mantener en secreto el asunto, mientras prosigue la investigación. Los ribetes son preocupantes. Massa, ex Jefe de Gabinete de los Kirchner, en la actualidad Intendente de Tigre, es el candidato a diputado que le disputará la provincia de Buenos Aires es fin de semana al candidato oficial y es aspirante a la presidencia dentro de dos años.

Pero a pesar del secreto del sumario el gobierno se entera, o sabía de la operación que habría (o no) fallado. Como prueba de que la mejor defensa es el ataque, Verbitsky, ideólogo del modelo K, denuncia el hecho, embarra la situación y lanza sospechas sobre la víctima, a la cual trata de convertir en culpable. La verdad es que existen o se han creado dudas y sospechas de todo tipo sobre este “affaire”.

El ladrón es un Prefecto, miembro de las Fuerzas Armadas de la Prefectura Naval que (al igual que la Gendarmería) se considera allegada al gobierno, mimada y bien pertrechada, en contraste con el ejército y la marina. Además tienen la custodia, por jurisdicción, de Puerto Madero (como en el Tigre) donde viven muchos jerarcas del régimen. Este hombre había prestado servicios en el barrio cerrado donde moran los Massa. Se jactaba de conocerlo al intendente y a una empleada doméstica de la casa. Malena Galmarini, la apuesta y enérgica mujer del alcalde lo identifica gracias a las imágenes de distintas cámaras de vigilancia del “country” y los investigadores por el auto (el suyo) con el que vino y se fue del lugar del hecho.

Uno se pregunta, si el prefecto es un perfecto idiota, al cometer un crimen que sería descubierto fácilmente, pero eso no condice con el hecho de que Alcides Díaz Gorgonio, así se llama, es un suboficial de enlace de inteligencia que depende de Sergio Berni, Secretario de Seguridad de la Nación. Parece tener otro perfil. Le sería peligroso meterse en semejante lío de no tener las espaldas bien cubiertas, garantías y una remuneración acorde.

Según Massa, esto fue más que un robo, un operativo de amedrentamiento y amenaza. Recordemos los disparos que hizo el prefecto en su casa, con la Beretta, calibre 22 con silenciador, arma preferida por los asesinos profesionales.

Desde el oficialismo sugieren que Massa podría haber montado el circo para acusar al gobierno de falta de seguridad a pocos días de la elección primaria. Se insinúa la remoción del fiscal. ¿Por haber sido eficaz? Massa, siguiendo con su estilo de no confrontar, no ha reaccionado mucho por ahora.

Puede ser que lo importante de lo robado no fueran tanto las joyas y la plata, ya recuperadas, sino el contenido de los “pendrives”, dejándolo al desnudo frente a sus adversarios, y la alarmante falta de seguridad de su casa y familia.

¿Cuál ha sido la reacción de los opositores? Scioli, en vez de solidarizarse con la víctima del robo, lanza dudas y sospechas sobre el caso. Dice lamentar que Massa utilice la situación, políticamente. Aunque no compite en estas primarias, sería su principal adversario en la carrera presidencial, si CFK no logra torcerles el brazo de los legisladores para postularse nuevamente. El colorado De Narváez (neoperonista), quien fue a su vez blanco de acusaciones de distribuidor de efedrina -nunca probadas- justo en la anterior campaña, tampoco se solidariza con Massa. Dice que el episodio es raro. La “progresista” Stolbizer y otros, lo mismo.

Lo cierto es que Massa ha creado un cisma en el movimiento peronista que puede hacer que CFK pierda la Provincia de Buenos Aires en octubre. La consigna de la troupe de Cristina parece ser destruirlo como sea, para restarle votos y asustarlo… ¿Quién está con la verdad?

(*) Si es de su interés continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: