Cuando la Ficción nos Levanta el Ímpetu


Elemental decir que ahora más que nunca el mundo de hoy necesita superhéroes. En todo caso, igualmente cabe preguntar: ¿Era necesario el retorno en filme del Llanero Solitario y Tonto, su ayudante indio, ahora encarnado por Johnny Depp?

Pienso que muchos opinarán que la respuesta es enfáticamente afirmativa, sino como harán éstos mismos para vivir sin esas figuras que le permitan soñar maneras de deslizarse fuera de su circunstancia, fuera de la crisis, fuera de los conflictos, fuera de la inseguridad, fuera tanto agobio.

En realidad se trata de un fenómeno recurrente que se viene arrastrando desde la antigüedad, cuando se relataban las aventuras mitológicas de Ulises, Teseo, Aquiles y tantos más. Un fenómeno que demuestra desde siempre que lo humano necesita soñar con lo sobrenatural. O sea, fantasear nuestra mente con esos personajes que nos brindan las soluciones simples que tanto anhelamos y que son tan esquivas.

Hay etapas del devenir de la civilización en que parece acentuarse ese tipo de necesidad. Por ejemplo, en Estados Unidos en los años treinta, los personajes de ficción de este tipo ayudaron a levantar el ánimo y salir de la crisis. Personajes como “El Fantasma” que nació en 1936 y “Superman”, surgido dos años después.

Un facundo analista de este tema ha dicho que “no es casual que el período que va desde el crash de 1929 pasando por los años sangrientos de la Revolución Española, hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, coincidan con la aparición de Superman, Batman, Capitán Marvel y otros.”

Tal vez ningún período haya sido más productivo en este orden que el ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial, cuando prácticamente ningún diario dejaba de contar con su superhombre en versión seriada. Hay hasta quienes recuerden con alegría de esos tiempos en que los abuelos coleccionaban y encuadernaba las tiras del periódico para beneficio futuro de sus nietos que allí leyeron y releyeron aventuras como las de Juan Hazard, As Solar y su artillero Pepe Dinamita y las del detective Dick Tracy.

Lecturas que se prolongaron mucho más allá del final de la guerra cuando el psiquiatra Fredric Wertham afirmaba que los superhéroes creaban una distorsión de la realidad, generando falsas esperanzas como la de que Superman pudiera volar o que la Mujer Maravilla pudiera estar en un plano de igualdad con los hombres de la Liga de la Justicia.

Hay quienes clasifican este asunto por etapas: edad de oro (1938–1945), edad atómica u oscura (1945-1956), edad de plata (1956-1970), edad de bronce (1970-1985) y edad moderna (1986 al presente). Pero esto parece ser más a los efectos prácticos y no obedeciendo una realidad que seduce con sus ficciones a los terráqueos de todas las edades. Esos que leen cómo el periodista miope Clark Kent se convierte en Superman, quien si bien derrota a Lex Luthor, no logra concretar una relación amorosa con Luisa Lane. Es decir, que sufren como los héroes griegos, logrando grandes éxitos pero padeciendo como todo mortal.

En los últimos tiempos, el cine conjuntamente con sus modernos efectos especiales, ha sido un excelente vehículo para rescatar los superhéroes, -aunque legalmente solo los personajes pertenecientes a Marvel Comics o DC Comics pueden hacerse llamar superhéroes-, o seres con poderes especiales.

Cabe felicitarse de esto y que nos traigan versiones renovadas como la del Llanero Solitario, mientras quedamos aguardando más de lo mismo. ¿Qué tal una versión siglo XXI de “La Sombra”, o tal vez una del vendedor de diarios inválido que, explosión mediante se convertía en “Capitán Marvel”, listo para luchar contra Sivanita?

Estamos en camino: se anuncia que en 2015 Batman y Superman formarán el dúo dinámico de una película… Muchos la esperamos anhelantes.

(*) Si es de su interés continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: