Cuando Existen Dos “Penes” y Dos Medidas


Ciertas veces pienso cuando a finales de los ochenta, incrédulos, vimos caer el Muro de Berlín, colapsar de vez el gigante soviético y hablar del fin de la historia mientras se implantaba una especie de nueva religión, que sería basada en la economía de mercado, única alternativa sana y correcta para desarrollar estrategias nacionales e internacionales para que la humanidad occidental se inclinase sumisa ante la globalización y el avance tecnológico que, como siempre lo ha hecho a lo largo de la historia, junto con su aporte indudable trae siempre consigo la desocupación y el reemplazo traumático de máquina por hombre, nos parecía por entonces que todo estaba resuelto y que alegremente el mundo al fin marcharía por el sendero de la prosperidad… ¡Qué plácida ilusión!

En paralelo a tanto jolgorio se empezó a notar, de a poco al inicio, aceleradamente ahora, que la cosa no era bien así y que muchos aprovecharon la brecha para soliviantar sus deseos sin saber que las cosas -buenas o malas- pasan como consecuencia y no como sucesos aislados… ¿Por qué lo digo?

Fácil, mi amigo. Es sólo leer las efemérides, como es el caso de lo ocurrido con el personal del Cuerpo de Bomberos de Ibiza, en España, que se tuvo que envolver en una situación nada usual de rescate hace unos días, cuando un altruista turista alemán de 51 años quedó con el pene preso en un juguetito sexual y necesitó de la ayuda prestadiza de los bomberos y de una sierra para librarse de su espasmódica diversión.

Según las informaciones que fueron divulgadas por el periódico “Diario de Mallorca”, el juguete era una especie de “armadura peneana” que quedó presa en los genitales del teutón y no pudo ser removida por los médicos, los que prontamente necesitaron accionar al cuerpo de bomberos. Así pues, los diestros oficiales del fuego, no en tanto, no sólo tomaron la manguera, sino que sólo consiguieron realizar la remoción del artilugio con o auxilio de una sierra circular.

Preservando una norma de conducta digna, dicho alemán no tuvo su nombre revelado, pero se dijo que después de haber sido retirado el longitudinal trasto, tuvo que permanecer en observación en el hospital. Como vemos, últimamente, Ibiza, que es súper conocida en el mundo por cuenta de sus inúmeras baladas y playas de nudismo, ahora ha pasado a destacarse por otros hechos insanos y desequilibrados para la salud de algunos… ¡Dramático!

Sin embargo, no se puede discutir que la falta de sentido común a veces es la verdadera causa de la decadencia y el fracaso -mental- de los bípedes. Y no se necesita ir muy lejos para advertirlo, cuando sólo basta enterarnos que dos entusiastas hermanos de una joven drusa, contrarios a su casamiento con un hombre libanés de origen sunita, terminaron por cortarle el pene y le arrancaron los dientes al casamentero, según lo informó esta semana la prensa local.

Así pues, Rabih, de 39 años, y Rudeina, de 19, que se habían conocido en la red social Facebook, terminaron por casarse en inicio de julio último, a pesar de la oposición de los parientes de la joven, conforme lo divulgó el periódico An-Nahar.

Como Rabih es un sunita de la región de Akkar, en el norte de Líbano, y Rudeina es una drusa de Baysur, una localidad de la región de Aley, en las montañas libanesas; furiosos, los dos iracundos hermanos de Rudeina, uno de los cuales es soldado, le prepararon una armadilla a Rabih, haciendo con que él fuese hasta Baysur ofreciendo como pretexto una reconciliación familiar. En realidad, cuando el sujeto apareció, los hermanos lo golpearon, le arrancaron sus dientes e le cortaron el pene… Aunque no ha quedado claro, para qué los dientes.

El referido periódico, citando fuentes de los servicios de seguridad, informó: “Podrían haberlo matado si otros moradores locales no tuviesen llegado a tiempo”… Agregando que los castradores hermanos escaparon y Rabih terminó siendo llevado al hospital. Su familia denunció el hecho como “un crimen imperdonable y odioso”… Mientras que Rudeina, sumisa y resignada, ahora ve el futuro de su casamiento como una dieta que no quiere seguir.

Puede que los efluvios del amor cibernético les haya llevado a olvidar a Rabih y Rudeina, que los casamientos entre drusos y no drusos son muy raros y prohibidos por esta comunidad, establecida en su mayoría en Líbano, Siria y en Israel… Pues mismo cayendo el Muro, parece que continúa siendo inútil para muchos querer colocar en día todo aquello que se creó por la noche… ¡Impresionante!

(*) Si es de su interés continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: