66 Años Para Saber que Erró por un Poquito


Cualquier ortogradismo lector es capaz de recordar que cuando uno era chico, siempre alguna persona mayor de edad -para usar un término políticamente correcto y evitar decir viejo-, se nos venía encima con aquella pregunta clásica: ¿Qué te gustaría ser cuando seas grande?… E imaginen, la mayoría de nuestros amigos y compañeros contestaba: soldado, bombero, policía, maestro, futbolista, barrendero y un montón de otros ejemplos de funciones que hacían parte de nuestro cotidiano; aunque también hay que reconocer que había un sector que se sentía muy influenciado por padres pragmáticos que expresaba adultamente que su sueño era la abogacía o la medicina.

Esta última parte en especial, reflejaba nítidamente el sueño paternal de “M´hijo el doctor”, algo que estaba muy de moda casi siete décadas atrás en los países sub-desenvueltos como los de Sudamérica -aunque estos aún no han mudado mucho-, que eran el granero del mundo industrializado y que se promocionaban como “tierra de paz” mientras la guerra en diversos hemisferios era moneda corriente.

En todo caso, otros chicos, los menos, se decidían por vocaciones alternativas que iban de la veterinaria a la ingeniería, pasando por la bioquímica y el automovilismo… Claro que, en aquella época, a las niñas ni se les preguntaba, porque los más antiguos sabían que la que no contestaba “ama de casa” era una loca peligrosa, no obstante lo cual estaba la opción de recibirse de maestra y dar clase hasta encontrar marido.

En fin, nadie era un adivino ni tenía la bola de cristal que usan los videntes, para saber si nuestro sueño se cumpliría cuando llegásemos a la edad adulta, pero de ahí a descubrir, muchas décadas después, que no somos lo que somos ni tampoco lo que pensamos ser, llega a ser patético, por no decir enternecedor.

Pues bien, conjeture sólo por un momento, que una simple hinchazón en el abdomen pueda llegar a ser la responsable por hacer con que un hombre, después de 66 años de vida, alcance a descubrir que, en verdad, él no era lo que pensaba y si una mujer… ¿Perturbador, no?

Empero, dejando la subjetividad de lado, mi irresoluto leyente, resulta que un individuo de esa misma edad, al ir a parar con dolores abdominales a un hospital de Hong Kong, en China, él -o ella- terminó por descubrir que el problema se trataba de un quiste en los ovarios… ¿Usted se ríe por qué?

Yo sólo le cuento que según las informaciones que fueron dadas por la agencia EFE, la confusión sobre el sexo de dicho vejete, se debe más bien a una condición muy rara, oriunda de la combinación de dos disturbios genéticos: el llamado síndrome de Turner y la hiperplasia congénita adrenal (CAH).

Dentro de la medicina, se comprende que una mujer con el síndrome de Turner tiene algunas deficiencias como, por ejemplo, la perdida de la capacidad de quedar embarazada; pero el tal de CAH es el que termina por provocar un aumento de las llamadas hormonas masculinas.

Entonces, lo que tenemos, es que por cuenta de esa rara combinación de disturbios genéticos, este paciente poseía barba, un pequeño pene y no tenía los testículos… Y pasó seis décadas de su vida pensando que era un macho mal equipado para cumplir a contento con su sueño juvenil y la palabra del Divino: “Creced y multiplicad”.

En todo caso, el sujeto en cuestión, que prefiere mantener el anonimato, decidió que, después de la descubierta, que continuará su vida como un hombre, iniciando un tratamiento hormonal que le posibilite esa opción… Y pienso que pasará a tomar viagra como un condenado, que es para ver si tira el atraso.

(*) Si quiere continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. height insoles
    Jul 08, 2013 @ 04:06:07

    Fantastic posting! At last somebody who really knows what they are on about and can as
    well produce readable blog for us readers. without doubt looking forward to your next article.

    Me gusta

    Responder

  2. Trackback: URL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: