Abuelos vs. el Síndrome de la Casa Vacía


Hace poco, Enrique Orschanski, que es médico, escribió algo que los modernos padres jóvenes -aunque no les guste- deberían tener siempre en cuenta. Y todo, porque en un principio, durante el transcurrir de las últimas 6 décadas, sin querer, hemos visto como el estilo de vida familiar ha cambiado drásticamente como derivación de una mudanza de nuevos procesos en los sistemas de producción y consumo. Una de sus consecuencias, y evitando efectuar otros análisis comportamentales, la inclusión de la mujer en el circuito laboral ha llevado a que ambos padres -cuando las dos figuras existen en un matrimonio- se ausenten del hogar por largos períodos del día creando como consecuencia el llamado “síndrome de la casa vacía”.

Tener que vivir este nuevo paradigma social, ha implicado en que muchos niños quedaran a cargo de personas ajenas al hogar o en instituciones, haciendo que la tercerización de la crianza se extendiera y naturalizara en muchos hogares.

En todo caso, y haciendo eco en las palabras del Orschanski, algunos padres afortunados todavía pueden contar con sus abuelos para cubrir muchas tareas: la protección, los traslados, la alimentación, el descanso y hasta las consultas médicas… ¿Consecuencia? Estos privilegiados chicos tienen padres de padres, y lo celebran eligiendo todos los apelativos posibles: abu, abuela/o nona/o bobe, zeide, tata, yaya/o opi, oma, baba, abue, lala, babi, o por su nombre, cuando la coquetería lo exige.

Lo que sobra de todo eso es un corolario de ventajas que no se encuentran en cualquier lugar, y no son posibles de comprar en tiendas o instituciones. ¿Y sabe por qué? Porque son prerrogativas exclusivas de los abuelos… Por las dudas, hay 10 puntos que recomiendo que el sápido leyente analice y se cuestione antes de responder:

1 – Los abuelos no sólo cuidan. Pasaron a ser el tronco de la familia extendida, la que aporta algo que los padres no siempre vislumbran: pertenencia e identidad, factores indispensables en los nuevos brotes.

2 – La mayoría de los abuelos siente adoración por sus nietos. Es fácil ver que las fotos de los hijos van siendo reemplazadas por las de estos. Con esta señal, los padres descubren dos verdades: que no están solos en la tarea, y que han entrado en su madurez.

3 – Por tanto, el abuelazgo constituye una forma contundente de comprender el paso del tiempo, de aceptar la edad y la esperable vejez.

4 – Lejos de apenarse, sienten al mismo tiempo otra certeza que supera a las anteriores: los nietos significan que es posible la inmortalidad. Porque al ampliar la familia, ellos prolongan los rasgos, los gestos: extienden la vida. La batalla contra la finitud no está perdida, se ilusionan.

5 – Los abuelos miran diferente. Como suelen no ver bien, usan los ojos para otras cosas. Para opinar, por ejemplo… O para recordar.

6 – Como siempre están pensando en algo, se les humedece la mirada; a veces tienen miedo de no poder decir todo lo que quieren.

7 – La mayoría de los abuelos tiene las manos suaves y las mueven con cuidado. Aprendieron que un abrazo enseña más que toda una biblioteca.

8 – Los abuelos tienen el tiempo que se les perdió a los padres; de alguna manera pudieron recuperarlo. Leen libros sin apuro o cuentan historias de cuando ellos eran chicos. Con cada palabra, las raíces se hacen más profundas; la identidad, más probable.

9 – Los abuelos construyen infancias, en silencio y cada día. Son incomparables cómplices de secretos. Malcrían profesionalmente porque no tienen que dar cuenta a nadie de sus actos. Consideran, con autoridad, que la memoria es la capacidad de olvidar algunas cosas. Por eso no recuerdan que las mismas gracias de sus nietos las hicieron sus hijos. Pero entonces, no las veían, de tan preocupados que estaban por educarlos. Algunos todavía saben jugar a cosas que no se enchufan.

10 – Son personas expertas en disolver angustias cuando, por una discusión de los padres, el niño siente que el mundo se derrumba. La comida que ellos sirven es la más rica; incluso la comprada. Los abuelos huelen siempre a abuelo. No es por el perfume que usan, ellos son así. ¿O no recordamos su aroma para siempre?

En todo caso, pienso que los chicos que tienen abuelos están mucho más cerca de la felicidad. Pero como en estas últimas décadas el mundo pasó a ser más pequeño, algunos padres se fueron lejos, y los abuelos quedaron perdidos en la distancia. Aun así existe una alternativa para los chicos que los tienen lejos: deberían procurarse uno (siempre hay buena gente disponible).

Finalmente, y para que comprendan de una vez los descreídos leyentes, he de decirles: “los abuelos nunca mueren, sólo se hacen invisibles”…

(*) Para continuar entreteniéndose con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene mis libros impresos o en versión e-book, que ahora están disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … Desde ya, le doy las gracias por adquirirlos.

Números Cabalísticos por Excelencia


Sabemos que para inciertas personalidades, los guarismos no son más que un guía cabalístico que nortea todos sus actos. En todo caso, hay uno de ellos en especial que, cuando se practica con entusiasmo, llega a representar una nivelación entre el “yin y el yang” materializado en su ejercicio corporal en la horizontal. Aunque en realidad no se sabe en qué punto de la Historia se comenzó a consumar la referida postura sexual.

En todo caso, la revista “quo.es” denuncia que el “69” es un número erótico por excelencia. Y todo porque en Francia, al escritor surrealista Raymond Queneau se le ocurrió desvendar una nueva hipótesis matemática de adición, la cual indica que “uno más uno es 69: dos personas entrelazadas una sobre la otra, más específicamente con el rostro sobre los genitales”.

Claro que todas las expresiones que hacen fortuna mundo afuera, han dormido previamente en la antesala de la lengua; es decir, en la jerga de las clases marginales. Y fue en Francia donde se acuñó tan ilustrativa metáfora, que debió de vivir previamente muchos años en el argot de los garitos, prostíbulos y “peep-shows” de Pigalle. Hasta que un buen día, la revolución sexual que se inició en los años sesenta, se adueñó de la palabra y la extendió a todas las capas de la sociedad francesa y ganó el mundo.

Lo que en realidad se percibe, es que la frase de Raymond describe perfectamente una práctica sexual ya conocida desde la época de Matusalén; y no es más que el mismo número utilizado durante la revolución sexual que se inició en los años sesentas, hasta volverse iconoclasta en mayo del 68, cuando en una bandera se leía: ¡La imaginación al poder!… ¡El 69 al poder!… Tanto monta, monta tanto.

Pero justo cuando llega 1969, el cantante francés Serge Gainsborough, junto con Jane Birkin –famosos ya por su ‘Je t’aime moi non plus’– se les da por cantar ¡69: año erótico! Y a partir de ese momento la expresión se vuelve internacional y comienza a ser usada en todos pueblos como si desde siempre hubiera existido; aunque probablemente fue sólo la mejor manera de describir dicha pose sexual.

Sé que algunos precipitados informales ya se estarán preguntando: ¿Gozaron nuestros abuelos del 69? Sin duda, mi amigo, porque no hay nada nuevo bajo el sol. Aunque, desde luego, creo que no disfrutaron de él con la intensidad con que lo hicieron nuestros padres que, en este terreno, se llevaron la palma.

Empero, dentro de este número hay un gran peso con respecto a la revolución sexual y, sobre todo, frente a la liberación femenina, pues no existe postura alguna que suponga mayor igualdad: arriba o abajo, no importa. De hecho, algunos llegaron a quemar sus pestañas formalizando teorías sobre el placer que produce esta postura, que se practica desde hace muuuuchos años; como prueba la añeja litografía de Achille Deveria, que presenta a una pareja practicando la pose cuando aún ni siquiera tenía nombre. Como la historia no es corta ni perezosa, al recurrir a ella se descubre que para 1869, a Doré se la ocurre dibujar la misma postura, y que en 1880 esta nuevamente aparece en un relieve de bronce alemán, pero ahora con dos mujeres.

Luego a partir del siglo XX, es cada vez más común la aparición de la imagen y solamente en los setenta es que tal término numérico logra entrar al mundo de la literatura; donde se pueden leer entonces diversos testimonios unidos a la revolución femenina, en el cual muchas mujeres aseguraron que la pose les gustaba porque les permitía tener -cuando estaban arriba- mayor control sobre lo que estaban haciendo… ¡Qué bárbaro!

Por otro lado, en la India, ya hace más de 2 mil años que tales prácticas eran comunes, pues hoy en día, gracias a los arqueólogos, se pueden apreciar esculturas representando diferentes posiciones de lo que hoy conocemos como el “Kama Sutra”; y por ejemplo, se pueden observar en el templo “Laksmana” de Khajurabo, que fue construido en el siglo X a. de C.

Mientras tanto, en algunas partes de Europa, durante la Edad Media, esta habilidad resultaba simplemente inconcebible, pero constituyó una de las prácticas fundamentales del taoísmo, pues es con el “69” que fluyen armónicamente el yin y el yang. Así pues, para quienes practican el sexo como un camino religioso, esta práctica recíproca nivela, integra y regenera el cuerpo y la mente… Y el después se verá.

Y es así como en todas partes del mundo, aceptada o no, esta efervescente actividad representa uno de los mayores placeres sexuales del hombre y la mujer, por lo que ha sido representada en diferentes formas artísticas para recordarlo.

En todo caso, la cifra del “69” es idéntica a los caracteres que los astrólogos utilizan para el signo de cáncer, un signo de agua, como de agua es todo en una postura donde las bocas se derraman como ríos sobre los sexos. Del mismo modo, el “69” se convierte en la postura de los poetas del sexo, de quienes aman el cuerpo que es diferente y desean abismarse en los secretos del otro; por tanto, nadie que no esté dispuesto a dar algo de sí practicará esta postura. Así es que la “fellatio” se convierte en tocar la flauta de jade, y el “cunnilingus”, en beber en la fuente de jade.  Y todo, en el juego del viento y la luna. Y los amantes son dos dioses dando nuevo origen a la creación… ¡No es posible un erotismo mayor!

(*) Para continuar entreteniéndose con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene mis libros impresos o en versión e-book, que ahora están disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … Desde ya, le doy las gracias por adquirirlos.

La Razón del Agua Fría


Cuando a ciertos vivientes se les da por querer hablar al respecto del significado de la libertad de expresión, juzgo que lo único que ellos hacen es “descubrir el agua tibia”. En todo caso, pienso que estos mismos deberían tener en cuenta que la libertad de expresión es un asunto vital del ser humano y punto… Es una histórica conquista de los pueblos.

Siendo así, es necesario que el inadvertido leyente asimile de una vez por todas, que si esa manumisión y albedrío no existiese, nunca existirán pueblos libres y, sobre todo, porque esa tal de “libertad de expresión” no es una concesión que los satisfechos gobernantes nos puedan otorgar por mandato, sino más bien porque es un derecho universal con el cual nace el hombre que, dicho sea de paso, desde que nace, lo hace “chillando”.

Por tanto, mi parlero amigo lector, lo único que los enclenques gobiernos deberían garantizarnos, es que todos podamos seguir chillando y pataleando, puesto que del otro lado también hay una pléyade de chillones mayores que son los llamados “políticos”; y elemental, mi adicto leyente, son peores que todos los periodistas juntos… Pues se sabe lo cuanto ellos roban, corrompen, engañan… y al final huyen.

¿Por acaso piensa usted que estoy generalizando? ¿Estoy siendo demasiado simplista en mi evocación? No se preocupe, mi estimado lector. Sé que no va a pasar nada, pues es sabido que con la prensa se hace lo mismo en todo el mundo.

La única diferencia que existe, es que el periodista, lo que en realidad quiere y busca con sus citaciones, es poder de alguna manera impactar y transformar a la semidormida sociedad… Muchas veces adormilada en sueños quiméricos. Además, quiere y busca influenciar de alguna forma sobre el destino de esa misma sociedad a la que representa, a veces, hasta mejor que otros que están plácidamente sentados en las tribunas y demasiado ensimismados como para lograr darse cuenta de la cotidianidad del pueblo que deberían representar.

Lo que en realidad el sencillo leyente tendría que tener en cuenta, es que el periodista no habla de la delincuencia porque sí, sino que la vive, la ve y entonces la cuenta, ya que él a menudo se traslada a los lugares más difíciles y peligrosos. Y entiendo que lo que más importa al pueblo, es que el reportero no lo haga nunca desde un corral y menos aun gozando de impunidad.

Así que, si por ahí vemos que hay políticos disfrazados de periodistas o sirvientes del poder, entonces lo que debemos hacer es desenmascararlos y pronto.

Tenga en cuenta que ningún honesto debe temerle a la verdad, por tanto, reconozcamos y valoremos de una vez a los buenos profesionales, pues sólo los mejores se juegan la vida… y a veces la pierden.

En todo caso, mi amigo, esto aquí no se trata ni de periodismo ni de verdad ni de libertad de expresión. Más bien se trata de manipulación de las masas, del valor de la comunicación y de cómo pueda influir sobre la sociedad.

Por consiguiente, hay que saber dividir entre periodistas y gente de mala fe, pero también entre lo que es política legítima y propaganda pura. Así que, creo que de una vez por todas debemos dejar de hablar del “agua tibia”, y a las claras digámonos las verdades, que tal vez sean baldes de agua fría, pero catárticas para todos… ¿No le parece?

(*) Para continuar entreteniéndose con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene mis libros impresos o en versión e-book, que ahora están disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … Desde ya, le doy las gracias por adquirirlos.

La Difícil Paz de los Narcos


Tal vez el asunto tenga pasado desapercibido entre los magnos leyentes, pero resulta que hace pocas semanas fue realizado en la ciudad de Bogotá una audiencia popular con el intuito de acompañar y discutir el proceso de paz interno que se lleva a cabo en Colombia. A él concurrieron diversas personalidades mundanas de diferentes hidalguías, los que de alguna manera están a favor o en contra de los dos lados antagonistas: el gobierno de Colombia, y las FARC.

Ante tan ilustre platea, concurrió y opinó el senador uruguayo Ernesto Agazzi, un ex militante del movimiento tupamaro uruguayo, quien al ser entrevistado apuntó: “Colombia necesita superar las causas de la violencia, pues de lo contrario, aún si se firma un acuerdo con las FARC, en poco tiempo surgirán otros grupos”… “Yo no quisiera que las FARC se institucionalicen, que dejen de tener una fuerza armada en la selva, y que en cinco años aparezca otra fuerza armada”, terminó por agregar Agazzi, que fuera invitado al foro que acompaña el proceso de paz entre la insurgencia y el Gobierno.

Una pléyade cree que Agazzi tiene razón cuando afirma que “lo primero es terminar con el derramamiento de sangre”, pero quizás, cuando alza su propuesta, él se olvida que esto es algo en lo que, al parecer, la guerrilla no está muy interesada que digamos, pues según se ve a diario en los noticieros: “siguen los secuestros, las extorsiones y los bombazos, mientras sus delegados hablan en La Habana de un soñado cese de la guerra”.

Por otro lado, aquella otra legión de pensantes que es contraria a la posición que defiende el senador uruguayo, no para de preguntarse: ¿es posible firmar la paz con narcotraficantes?

Es elemental, mi civilizado lector, que para nadie llega a ser un secreto que las FARC son el cartel de drogas más grande del mundo, pues es sabido que ellos buscan lucrar de alguna manera con toda la cadena de cultivo, manufactura, distribución y venta de ilícitos, y que, según la conclusión de los analistas especializados en este asunto, se las consideran como responsables de la mayor producción de marihuana, coca y heroína en los últimos años, luego después de la muerte y desaparición de los Barones colombianos.

En todo caso, nadie puede olvidarse de que el conflicto interno de aquel país sudamericano ha dejado a lo largo de medio siglo de enfrentamiento, un tendal de casi 600.000 muertos y de aproximadamente 4 millones de desplazados… Pavadita de números.

Sobre el mismo tema, hay preguntas que aún no poseen la debida respuesta. Yo, por ejemplo, me cuestiono lo siguiente: ¿Quién será capaz de garantizar al pueblo que los violentos no volverán a delinquir? ¿O será posible que, una vez firmada la paz, sus crímenes queden en la impunidad?

Obvio que estas son las mismas preguntas que el Gobierno colombiano todavía no acierta a responder… Mientras tanto, sólo resta rogar para que algunos de los dioses concedan paz a la región y se encuentre una solución definitiva a este asunto.

(*) Para continuar entreteniéndose con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene mis libros impresos o en versión e-book, que ahora están disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … Desde ya, le doy las gracias por adquirirlos.

Cosa que las Mujeres Jamás te Dirán


Todos aquellos ortogradismos vivientes que han quedado desperdigados por el globo terráqueo, se les ha dado por aseverar que: “A las mujeres no hay que entenderlas, sólo quererlas”. Y es verdad, mi solazado amigo lector, pues ellas poseen sentimientos que muchas veces prefieren ocultar antes de verse vulnerables o sentirse heridas… ¿No me diga que no lo sabía?

En verdad, esta es una frase que no está lejos de la realidad actual, porque muchas féminas prefieren guardar sus sentimientos a comentar lo que verdaderamente están pensando. Y le diré que eso esconde muchas razones, que pueden ir desde la vergüenza, hasta el respeto, pues ellas no quieren herir el ingenuo corazón de los hombres que eligieron para tener a su lado… Mismo que más tarde se sientan arrepentidas.

Así que, blandiendo mi digno espíritu sencillo y benemérito, galopo alífero vistiendo mi lúdica capa de Pegaso impetuoso para ir al encuentro de artificios onomatopéyicos que permitirán que los machos irreflexivos puedan quererlas más y entenderlas un poco mejor, aunque el infame mi vecino insista en decirme que eso es imposible de alcanzar.

En todo caso, una revista especializada para caballeros, la “Men´s Health”, ya se ha encargado de listar algunas sabias recomendaciones que de alguna forma posibilitaría que los hombres interpreten las actitudes y sentimientos de ellas, y se anticipen en el trato para no quedar feo en la foto.

Lo único que resta por decirle, mi amigo, es que cheque este corto listado de las cosas que una mujer jamás le dirá, ni que la estén ahorcando:

Evaluación – Una mujer con mayúscula te estará poniendo a prueba constantemente; escuchará cada palabra que le dices, mirará tus uñas, observará tus dientes, checará cómo le hablas al mesero, cómo manejas el auto… ¡todo, mi amigo! ¡Todo! Después hará su tasación final y de eso depende si se acuesta contigo o no.

Piensa – A casi todas las mujeres realmente no le importa si no la llevas a un sitio muy caro en la primera cita o encuentro. En todo caso, ellas sí pondrán mucha atención en los detalles y la idea que tu cándidamente le ofrezcas… Así que si es algo aburrido o un lugar feo, olvídate de ella.

Sexto Sentido – Siempre, aunque no lo quieras reconocer, la mujer con la que estés saliendo sabrá cuando a ti te gusta alguien más que ella. Así que probablemente se mostrarán cautelosas al respecto, por no decir celosas… En este caso, hacerla sentir segura, es tu única opción.

Jefa – Por su espíritu, ella es la que manda y no te dirá que hagas algo más de tres veces. Pero si no lo cumples, seguro que ella tampoco lo hará en otras cuestiones y te torturará con una actitud pasiva-agresiva.

Por su nombre – Es así como le debes hablar, porque los pseudónimos genéricos que utilizas le pueden causar conflicto al ellas imaginar que se lo dices a todas para no confundirte.

Puede parecer insolente y exagerado de mi parte querer amonestar al apacible leyente con detalles de aparente desfachatez; pero en verdad, debo recordarle que, a despecho de sus viciosas interpretaciones sobre “el celibato sin culpa”, el rey Henrique VIII no resistió a la tentación y se casó tres veces… ¡Haya insistencia!

(*) Para continuar entreteniéndose con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene mis libros impresos o en versión e-book, que ahora están disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … Desde ya, le doy las gracias por adquirirlos.

Como Clasificar a la Mujer


Pienso que el gentío ya lo sabrá, pero vale hacer recordar que las expresiones idiomáticas son secuencias de palabras cuyo significado no es compositivo; es decir, el significado de la expresión no se deriva del de sus componentes. Por ejemplo, cuando decimos: “Manolo, que estás metiendo la pata…”, aunque conozcamos el significado de “meter y de pata”, seguimos sin entender lo que quiere decir meter la pata, ya significaría que no es más que cometer un error.

Estas expresiones admiten normalmente una interpretación literal y otra figurada, si bien la glosa preferente suele ser la figurada. Otro ejemplo: cuando alguien dice que “el abuelito estiró la pata”, por lo general no interpretamos que él está realizando ejercicios para la artrosis, sino que en realidad ha muerto…

Por supuesto que la compilación de expresiones idiomáticas también puede ayudar a que temas tan controvertidos como es el de la sexualidad, el humor pase a ser un factor fundamental dentro de la convivencia de la pareja. Y eso, créame, mi  lingüístico leyente, se debe a que existen momentos eróticos que terminan por convertirse en experiencias llenas de humor, en las que se pasa de un orgasmo a una risa picara en cuestión de segundos.

Un elemento que forma parte de estas experiencias, son las frases que ellas llegan a expresar durante el encuentro sexual… Principalmente antes o después del clímax. Dentro de este contexto, el sitio “manicomic.com”, a manera de broma, llegó a realizar una clasificación de las mujeres según sus palabras en la cama. Como por ejemplo:

Geógrafa – Muchas veces, cuando una mujer está muy a gusto con lo que está haciendo su pareja, se salen con palabras que indican que no todo está bien… “Aquí, aquí, aquí…” “Allí, allí…” “Más abajo…”

Matemática – Aquí puede incluirse aquellas que, haciendo valer su ciencia exacta en el asunto, siempre te salen pidiendo… “Más, más, más…” o, “Menos, menos…”

Religiosa Ciertas veces Dios llega a ser muy dadivoso con algunas damas, pues enseguida estas comienzan a rogar: “Ay Dios mío, ay Dios mío…” Y después viene un gran desenlace.

Profesora Como para lograr disfrutar un buen sexo no hay nada mejor que tener a alguien que nos guie, entonces a algunas se les ocurre decir… “Sí… eso… por ahí… muy bien… correcto… perrrrfecto, mi amorrr”.

Luchadora – Dicen que a veces para ciertas doncellas, la cama de pronto se convierte en un ring ¿será? Es cuando te salen con… “Dale… Dale… Dale” o, “Métele, métele…” “Empuja, empuja…”

Doctora – Estas damas llegan a ser muy meticulosas y esmeradas con la salud de su pareja, pues son de las que dicen… ¡Pásale la pomadita…! ¿Quieres un masaje…? Espera que te friego…

Psicóloga – Llegan a incluirse en esta categoría, todas aquellas que después del desenlace final, te salen con… “Tu deberías hacer…” “Has ido muy deprisa…” “Para la próxima, mejor sería que…”

Fisioterapeuta – Delicadísimas es estos asuntos memorables, con un suave acento te van guiando en los ejercicios que debes hacer, como… “Subí, subí…” “Bajá, bajá…” o, “Date vuelta, date vuelta…”

Claro que podrían agregarse muchas clasificaciones más, mi tipificado lector, pero para el asombro de los caracterizados flácidos decadentes, necesito cortar aquí este asunto para comparar algunas excrecencias históricas del pasado, como por ejemplo, si Lady Godiva, la mujer del rey, en realidad no fuese aquella bondadosa y exhibicionista dama anglosajona que salió con la piel al viento montada sobre un caballo también desnudo para poder atenuar los impuestos de la población de Coventry… Medito y pregunto: ¿Qué simbolización ella representaría?… Piense y me diga.

(*) Para continuar entreteniéndose con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene mis libros impresos o en versión e-book, que ahora están disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … Desde ya, le doy las gracias por adquirirlos.

No Cambie Honestidad por Castidad


Se dice que los “no ovíparos pensantes” que deambulan con dos piernas por este desquiciado orbe, consideran la honestidad como una cualidad humana que consiste en actuar de acuerdo con cómo se piensa y se siente. Y por tanto, en su sentido más evidente, la honestidad puede entenderse como el simple respeto a la verdad en relación con el mundo en que vivimos, los hechos y las personas que -mismo que no nos gusten- nos rodean. Aunque apreciando otros sentidos, la honestidad también implica la relación entre el sujeto y los demás, y del sujeto consigo mismo…, porque en este caso el predicado no cuenta mucho.

Pero dado que las intenciones de los más (ir) reflexivos humanos se relacionan estrechamente con la justicia y se relacionan con los conceptos de “honestidad” y “deshonestidad”, existe una confusión muy extendida acerca del verdadero sentido del término. Así, no siempre conseguimos estar conscientes del grado de honestidad o deshonestidad de nuestros actos. El propio “autoengaño” hace que perdamos la perspectiva con respecto a la honestidad de los propios actos, obviando todas aquellas visiones que pudieran alterar nuestras decisiones…, las que siempre terminan en una metida de pata.

Cuentan que en la filosofía occidental, Marito Lambustini fue quien dedicó mayor esfuerzo al análisis del significado de la honestidad. Posteriormente, dicho concepto quedó incluido en la búsqueda de principios éticos generales que justificasen de alguna manera el comportamiento moral, como el “imperativo categórico” de Kant o la “teoría del consenso” de Jürgen Habermas… Pero todas esas filosofías ya son otros quinientos.

En todo caso, lo que aquí interesa al más decente leyente, es que por causa de esa simbiosis de la vida, donde se llega a cambiar ex professo el sentido de “honestidad por castidad”, fue que una japonesa de 77 años acabó de ser condenada a reembolsar 3 millones de euros que durante siete años le prestó su amante querido, que ahora tiene 79, a cambio de favores sexuales, según lo acaba de indicar la prensa nipona.

Así pues, según el diario sensacionalista “Sports Nippon”, que cita la decisión del tribunal de Shizuoka (centro de Japón), esta setentona mujer consiguió sacarle un total de 400 millones de yenes (algo más de 3 millones de euros) a su “novio” bobalicón entre 2000 y 2007.

La corte consideró que la longeva señora había enredado a su venerable amante en la trampa de su “tela amorosa” -y sus arrugas-, sobre todo atrayéndolo a un hotel donde ella se desvistió totalmente y le pidió que frotase su cuerpo en la bañera… ¡Qué visión psicodélica mi amigo! Pero no piense mal. Pues a lo mejor, el pobre hombre nada más se entretuvo en contar las arrugas del pellejo de la ardiente mujer.

Pero según este periódico, que no revela la identidad de estas dos personas, ella convenció a su amante de que le diera dinero para ayudarla a reembolsar deudas que había contraído con un hombre para no tener que casarse con él… Además de usar el dinero para hacerse una plástica general y eliminar las arrugas.

Pero en lugar de ella reembolsar las supuestas deudas, la mujer se compró un Jaguar, un BMW y un Mercedes Benz, así como un apartamento de lujo… Y no se hizo la plástica, porque el cirujano encontró imposible cambiarle toda la piel.

En todo caso, bajo los efectos de su “autoengaño”, para lograr satisfacer las exigencias de su dispendiosa amante, el embaucado anciano se endeudó hasta la camiseta por unos 400 millones de yenes y además, tuvo que vender tierras que había heredado… ¡Qué bol…., mi amigo!

(*) Anímese, mi amigo lector, pues mis libros impresos o en versión e-book, ahora están disponibles a través del sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … ¡Ah! ¡Y gracias por adquirirlos!

El Tittooing para Mejorar la Autoestima


Dirán los escépticos, esos que hacen profesión de dudar de todo incluso sin pruebas en contra o a favor, que la proposición es incomprensible y sin cabimiento; o capaz que emitirán una disculpa alegando que una golondrina errada no hace primavera porque en realidad ella se equivocó y nada más. En todo caso, son esos mismos individuos que no alcanzan a reparar de que otro modo se podría entenderse la naturaleza cuando ésta se muestra indiferente a los humores y preocupaciones de las mujeres.

Ahora bien, siendo todo como irrefutablemente ha de quedar demostrado en los siguientes párrafos, donde la citación, como una vela apagada que no alumbra nada pero que sin ella no sabríamos a donde nos dirigimos, el viviente se sentirá como aquel analfabeto a quien mandaron al verdugo llevando la orden en manos.

Y más espasmódicos se sentirán ellos cuando se enteren de la existencia de una nueva tendencia estética que se ha puesto muy de moda entre las mujeres británicas: “el tittooing”, que nada más es que un procedimiento mediante el cual las mujeres que se sienten descontentas con el aspecto actual de sus pezones, se los hacen tatuar para poder cambiárselos de color o para definir mejor los contornos de ellos. Claro que toda vanidad tiene un precio y, en este caso, el proceso, bastante doloroso, es cercano a los 2.000 dólares… Una pichincha.

Es elemental que, ni corta ni perezosa, la industria de la belleza le esté sacando partido a lo grande a esta nueva intervención estética vinculada al busto de las mujeres. Por tanto, todas aquellas féminas obsesionadas y obstinadas con su melifluo aspecto físico y, en especial con el de sus pechos, surge la oportunidad de sentirse mentalmente mejor, ya que para ellas la simple operación de siliconas no es suficiente, y han convirtiendo en tendencia mundana la moda del “tittooing”.

En todo caso, según lo informó el periódico “Telegraph”, esta práctica es particularmente popular en la ciudad de Liverpool, donde, además de escuchar viejas canciones de “The Beatles”, a las ninfas se les ha ocurrido tatuarse los pezones para cambiar su color, definirlo o marcar mejor los contornos.

Sin embargo, para evitar los insulsos comentarios del más escéptico leyente, agrego que este procedimiento fue inventado con otro propósito más excelso, según lo informa “Europa Press”, ya que originalmente era utilizado cuando una mujer sufría alguna enfermedad mamaria, o debía hacerse una mastectomía, utilizando esta técnica para tener el pezón de acorde con el otro pecho y darle así un aspecto más normal.

Si bien esta nueva habilidad quirúrgica ha logrado ayudar psicológicamente a muchas mujeres después de pasar por trances como los anteriormente mencionados, son cada vez más las mujeres que se lo hacen sin necesitarlo.

Empero, aviso que el tatuaje, que dura entre 12 y 18 meses, no es gratis y le costará uno la mitad del otro, ya que tiene un coste de 1.200 libras -unos 1.400 euros- por los dos pezones. Además, el proceso de duración para hacer el referido tatuaje se calcula en torno a las dos horas… con los pechos al aire.

Ahora, si usted, mujer, ya dispone de ese monto, o cuenta con algún menguado amado que se lo pague, debe estar al tanto que ni sabe lo que le espera, pues el procedimiento requiere primero una anestesia local y luego se procede a la realización del tatuaje. Lo que según la citada agencia de noticias, resulta ser un proceso más doloroso para las mujeres que solo quieren mejorar el aspecto de sus areolas, que para aquellas que han pasado por una cirugía reconstructiva…

Bueno, por dignidad instintiva, si es que dignidad llega ser instinto, calculo que tal vez sea por eso que algunos afirmen que el dolor tiene cara de hereje… ¡Psicodélico, mi amiga!

(*) Anímese, mi amigo lector, pues mis libros impresos o en versión e-book, ahora están disponibles a través del sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … ¡Ah! ¡Y gracias por adquirirlos!

Las Mancebías son Casas Peligrosas


Un grupo de doncellas que ejercen con mucha entrega particular una ancestral y solariega profesión en una mancebía belga, logró frustrar un atraco en aquel lupanar donde cumplen sus meritorias y sofocantes funciones muchas veces en la horizontal.

Hasta ahí, nada demás, dirá el sagaz lector. Aunque debo aclararle que lo más sorprendente de todo ello, es que estas damiselas lo lograron haciendo uso de sus herramientas de trabajo… Que no eran exactamente aquellas partes anatómicas pudendas que ellas utilizan para divertir al más anhelante de sus clientes.

En todo caso, el desconocido malhechor, una vez que ingresó y quedó postrado ante tan categórico escenario, ya que su pretensión era robar armado con una navaja, terminó recibiendo por la cabeza una lluvia de objetos contundentes, como vibradores y otros juguetitos sexuales que estas chicas utilizaban en su diaria labor, forjando a que el individuo se asustase y se pusiese en fuga sin más.

Y así resulta que estas belicosas muchachas del placer, acabaron por frustrar el atraco y provocaron la huida del incognito agresor que tan sólo trató de robar a mano armada -no con aquel mendrugo- en el colorido prostíbulo que ellas velaban, las que para defenderse de una intimidación masculina diferente, pasaron a utilizar de otra manera todo tipo de juguetes sexuales, según llegó a informar la fiscalía de Tournai, una localidad situada al oeste de Bélgica.

En todo caso, según cuenta la agencia de noticias Belga, poco antes del mediodía, “el hombre que no le gustaban las mujeres”, de navaja en puño terminó por irrumpir en el local nocturno, que se encuentra situado a una centena de metros de la comisaría central de la Policía Federal de Tournai, con el objetivo de hacerse con el dinero de la caja del establecimiento… Lo que puede llevar al inocente leyente a pensar que el tipo era medio ido, primero, porque erró la hora del atraco; y segundo, porque nunca se debe asustar a una mujer en ropas menores… o sin ropa. ¡Resulta peligrosísimo!

Como se ve, las pendencieras empleadas del prostíbulo reaccionaron con un vigor diferente ante las amenazas del desvariado hombre, por lo que éste logró llevarse únicamente una parte de la caja, tras lo que se dio a la fuga. En todo caso, para felicidad de él, por el momento, no fue detenido.

(*) Para continuar entreteniéndose con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene mis libros impresos o en versión e-book, que ahora están disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … Desde ya, le doy las gracias por adquirirlos.

Murió la Vieja Amiga de Napoleón


Se intuye que cierta vez, Napoleón Bonaparte llegó a cuestionarle a su querida amiga: “¿Qué es el futuro? ¿Qué somos? ¿Cuál es el fluido mágico que nos rodea y oculta las cosas que más necesitamos saber? Vivimos y morimos en medio de maravillas”… mi querida.

Ciertamente, mucho conduele a los humanos de corazón púrpura ese tipo de noticias que anuncian la partida de este mundo esquizofrénico de un cierto individuo con retrospectiva mundana, mismo que él no haga parte de nuestro diario convivir. De por sí, cualquier fallecimiento y expiración llega a causarnos estupor y nos conmueve por sentimientos diversos.

Juzgo que debe ser lo que el cadavérico lector sentirá cuando lea esta noticia que fue divulgada por la agencia Prensa Latina: “Una tortuga egipcia de 270 años de edad falleció en el zoológico de Gizé, en las proximidades del Cairo, capital del país africano”.

Con tamaña longevidad, es de imaginar que este veterano quelonio estaba vivo -y ya era adulto- cuando a Napoleón se le dio por invadir Egipto en el siglo XVIII.

Habiendo nascido en 1743, conjeturo que esta tortuga también llegó a ser “testigo” directo de la Revolución Industrial, de la Revolución Francesa y de todos los hechos relevantes que acontecieron en la historia egipcia en los últimos siglos, como: el segundo reinado de los mamelucos, la construcción del Canal de Suez, la firma del tratado de paz egipcio-israelí, del asesinato de Anwar Al Sadat y de los más de 30 años del desquiciado régimen del expresidente Hosni Mubarak, quien terminó por ser depuesto en la revuelta popular de 2011.

En todo caso, el referido zoológico no llegó a divulgar cuales fueron las causas de la muerte de tan ancestral animal. Pero tal hecho llegó a causar muchos comentarios malvados en las redes sociales.

Por ejemplo, hay de los que hasta dijeron que el quelonio sobrevivió a períodos turbulentos de la historia de Egipto, pero que se suicidó por no suportar más las intensas disputas entre partidarios y opositores del actual presidente Mohamed Morsi.

Empero, lo que más sorprenderá al más carey de los leyentes, es uno de los malintencionados comentarios que afirma que Napoleón, el “Empereur des Français” llegó a mantener un relacionamiento íntimo con la susodicha luego después de su desembarco en Alejandría el 1º de julio de 1798, cuando ella se habría quedado encantada con aquella mano boba del “Ogro de Ajaccio” que tanto le acariciaba la cáscara mientras le recitaba versos como: “De lo sublime al ridículo hay apenas un paso”, no sin tener que sofocar antes diversas revueltas populares.

Por su vez, ella -apasionada y loca- lo llamaba de “Sultán Kebir” mientras lo miraba como hechizada cuando “le Petit Caporal” le hablaba con aquel acento corsa, ya que el líder político y general militar con gran censo de estratega, nunca había logrado aprender a silabear correctamente e insistía en querer mostrarle la “Piedra de Rosetta” que tenía entre manos… ¿No me diga que no es una historia sublime?

(*) Para continuar entreteniéndose con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene mis libros impresos o en versión e-book, que ahora están disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … Desde ya, le doy las gracias por adquirirlos.

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: