El Punto “G” Está en Diferentes Hoyos


Hay cosas que a veces ni el Dr. Freud consiguió encontrarle una aleatoria explicación, mismo después de él disfrutar de algunas desilusiones con el estudio de los efectos terapéuticos de la cocaína, más esencialmente en el campo de la semántica. No en tanto, algunas almas vorágines afirman que al doctor se le fue la vida perdido en estudios que utilizaban la técnica de la hipnosis como una forma de acceso a los contenidos mentales, pero sin llegar a descubrir nunca las diferencias existentes entre los puntos y las comas.

Y ya que se me antojó hablar de señales de dimensiones pequeñas, mismo que el diccionario exponga diversos significados para la misma palabra, debo recordar al conspicuo lector que el “Punto A”, nada más es que el equivalente al mágico “Punto G” femenino… ¡Idílico lugar!

Pues bien, nada más queriendo ilustrar el asunto para todos aquellos carentes de sabiduría profana, diré que ese “punto” nada más es que aquel lugarcito que, si bien tocado, llega a provocar inmensos placeres sexuales sin comparación. Además, entre las mujeres, su subjetividad llegó a ser un mito, y hasta fue apuntada su localización en diversas partes del cuerpo de las féminas. Y todo ello ocurre mientras los estudiosos en ese tipo de abecedario discuten hasta el día de hoy para entrar en un consenso.

En todo caso, para los hombres la cosa parece ser un poco más simple. El lugar ya fue encontrado y el martillo bajado -no sobre él, claro. Ahora, el problema principal es que, para tener acceso a todo el placer que el “punto” le pueda proporcionar al amigo leyente, es necesario que deje el preconcepto de lado, tener 100% de certeza de su masculinidad y saber que nada ira mudar en quién usted es… ¿Será que vale la pena?

Según datos del Instituto Paulista de Sexualidad, el “Punto A” se encuentra en la próstata. Eso mismo, está localizado en aquel lugarcito que deja a los hombres tan despavoridos y temerosos… Pero calma, no se entusiasme, mi amigo, que la única manera de acceder a él, es con la penetración anal.

En todo caso, todo cuidado es poco, mujeres desavisadas, ya que usted no puede simplemente ir colocando la mano donde no fue llamada, pues en vez de dar placer para su gato, lo que va a conseguir es un buen dolor de cabeza. Del mismo modo, conversar sobre el asunto también ni siempre es una buena idea, al final de cuentas, su bonito puede tener miedo de exteriorizar la curiosidad que lo carcome. Por eso, lo que se recomienda en casos tan profundos, es ir llegando despacito, igualito a como él lo haría con usted.

No sé, pero dicen que la introducción del dedo es de apenas 2 a 3 cm y ya es bastante para encontrar la glándula prostática, que más parece una nuez… -que no es la misma de Adán. Pero lo más curioso de todo, es que el toque en ese punto, según lo afirman los estudiosos, puede ser traducido en estímulos por todo el cuerpo y los consecuentes orgasmos que eso le produce.

Claro que este asunto es uno de los mayores tabús con relación al sexo en el mundo masculino. Y más claro está, que a muchos hombres les gusta tener ese famoso cable tierra, pero no lo asumen ni estando bajo tortura.

Del mismo modo, también se sabe que muchas mujeres no gustan de hacerlo con su pareja, porque entienden que esa región es sucia y huele mal. Aunque la verdad verdadera, le diré que esa práctica está mucho más presente en nuestra vida de lo que podemos imaginarnos.

Estos mismos rectales estudiosos del goce con el hoyo ajeno, afirman que buscar el placer a través de todas las maneras posibles no torna a nadie un gay, ya que quien no siente atracción por una persona del mismo sexo no puede ser considerado un homosexual. Y quien tenga el coraje de ultrapasar ese miedo inicial puede llegar a tener experiencias intensas e placenteras…

En todo caso, no sé más qué decir. Pero si alguien quiere probarlo, sáquese el gusto y hágalo, pero después me cuente como le fue… ¿Ok?

(*) Libros impresos o en versión e-book del autor, están disponibles en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: