Bebida Demás, Igual a Sexo Espontáneo


Tocado por un místico fervor, y mismo que en ese instante lo sobrenatural haya venido y soplado sobre mi cabeza llegando a erizarme las carnes y el pelo, no recuerdo haber oído antes tan amena letanía, una de las ramas de la oratoria se ha desarrollado mucho últimamente.

Es que por causa de los recientes acontecimientos papales, esta preciosa joya de la catolicidad suele resplandecer por muchos fuegos, ya sean los del sufrimiento al que no le queda más esperanza hasta que le toque el turno; los de la fe, ya que el lugar es sublime y multiplicador; los de la caridad en general; los de la industria de estampitas y similares; los de la venta de quinquillería; los del estampado en tejido; los de comer y beber; los de pérdidas y hallazgos propios o figurados; ya que en esto se resume el asunto arcediano que me lleva a prever que aquel local luego será un santuario virginal.

Pues en todo caso, nada teniendo a ver con Roma, el Vaticano y los Cardenales que tan agitado estuvieron en estos últimos días para encontrar a Francisco, les cuento que el individuo bebió mucho, cayó desmayado en la vereda del callejón, y… ¿Sabe en qué terminó?

Esclareciendo el punto de la cuestión antes que el lego del leyente concluya equivocadamente, resulta que un hombre chino se desmayó de tan sorbido que estaba, en la travesía de un callejón, y de repente fue “atacado” por una mujer que comenzó a practicar sexo cuando éste se encontraba desfallecido en la vereda.

Como suele suceder en casos tan espasmódicos, las fotos del acto “comenzando a ser consumado”, luego rodaron en el internet por medio del sitio “Weibo”, una red social china semejante al Twitter.

A su vez, personas que pasaban por la calle justo en la hora “del vamos ver”, contaron que al avistar el hombre inconscientemente caído, la mujer simplemente se bajó la bombacha y comenzó a practicar un frenético acto sexual, al punto que la incógnita dama no llegó a preocuparse con los cursis que estaban a su alrededor, ni se importunó cuando las fotos fueron tiradas.

Así como ocurre con sumarios semejantes, ya que en pocos minutos el asunto se hizo público con su rápida divulgación por la internet, el postrado hombre se tornó albo de chistes siniestros y pérfidos. Algunos pedestres hasta inclusive llegaron a tirar algunas fotos junto a él, todavía caído, pero ya sin su amante secreta e inesperada.

Ahora el hombre busca, ya que en esto se resume, buscar y encontrar. Por eso que el hombre no para, y buscar busca, pero lo que a nosotros nos falta saber, es si encontrará a ella en la explanada rumorosa, sumergida que está en la profunda multitud.

Claro que en la mente del amigo lector aún persisten dudas sobre varias cosas. Como por ejemplo se me ocurre preguntar ahora: ¿Será que ellos ya no se conocían de ante mano? ¿Será que el tipo estaba tan achispado así? ¿Ella habrá usado preservativo?

Cuestionamientos hay muchos, estimado leyente, principalmente, porque al final de cuentas no es fácil estar allí, con el órgano en “prontitud” y por encima mamado. Y si no me cree, ¿quién sabe usted realiza la experiencia para ver si le sale igual?

En todo caso, lo que sí parece importar en este asunto no tan profiláctico, es que ella fue bien desinhibida… ¿Y mañana qué?

(x) Para adquirir las obras de este autor en ediciones impresas o e-book, solicítelas en el sitio www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: