Tareas Hogareñas Acaban con el Deseo Sexual


Como si fuese una meticulosa gallina famélica, hoy voy directo al grano, mi estimado leyente, pues resulta que cuanto más tiempo un hombre casado dedica tiempo y se consagra (in)voluntariamente a ayudar en las tareas del hogar, como eso de cocinar, sacar el polvo, lavar los platos, etc., menos relaciones sexuales él tendrá con su esposa… O con quien se le antoje.

Pero mismo que usted lo repute, se lo afirmo en base a lo que señala un estudio que fue divulgado en el número de febrero de la “Revista Estadounidense de Sociología”. En todo caso, vale mencionar que esta investigación concluye de forma totalmente opuesta de lo que fue dicho en un otro trabajo publicado recientemente.

Y ya que nos referimos a él, menciono que el no menos flamante estudio realizado por la universidad de “Riverside”, en California, había concluido que los hombres que comparten las tareas del hogar mejoran la armonía en la pareja y, por ende, estos podrían llegar tener una vida sexual más satisfactoria. Como ve, mi amigo, su conclusión es exactamente todo lo opuesto a lo que anuncia la otra investigación sociológica que se dio a conocer esta semana.

Pues bien, lo que tenemos aquí, es que cuanto más tiempo un hombre casado -y dominado- se dedica a las tareas del hogar, como cocinar, lavar ropa, quitar el polvo de los armarios, planchar, etc., menos relaciones sexuales tendrá con su amadísima esposa, según lo afirma este último trabajo.

Empero, para que ahora usted no se me quiera poner haragán y se le antoje pasar el tiempo tirado encima del sofá al igual que gato de almacenero, le aviso que lo contrario sucede cuando el marido se dedica al jardín, a su automóvil o a limpiar la cucha del perro, que son las conclusiones a las que llegó este informe, donde se busca destacar “la importancia de los papeles tradicionalmente otorgados a cada uno de los sexos” y su influencia en la frecuencia de las relaciones sexuales en un matrimonio heterosexual… Aunque al esclerosado de mi vecino se le antoje decir que eso depende de muchas otras cosas.

“Resulta que existe una suerte de escenario sexual bien definido para cada género, en el cual manejarse según el género es importante para el desarrollo del deseo sexual”, afirma el escenógrafo Sabino Kornrich, investigador del Instituto Juan March, de Madrid, que perdió tiempo y dinero realizando el estudio junto a las sociólogas de la Universidad de Washington Julie Brines y Katrina Leupp… Si bien que a las malas lenguas se les ha antojado afirmar que, el problema de apetencia de este madrileño en lo erótico-sexual, tenga otros motivos no esclarecidos en el estudio.

Pero profundizándonos más analíticamente en las conclusiones escenográficas de dicho estudio, que se basa en las respuestas de nada menos que 7.002 encuestados, su resultado no debe llevar a los hombres a dejarse estar en el hogar, pues uno bien sabe que: “Rechazar nuestra dócil y obediente participación en las tareas hogareñas, -sin necesidad de tener que realizar encuesta alguna- desdichadamente y de antemano sabemos que ello ira provocar tremendos conflictos en la pareja y la insatisfacción de nuestras esposas”… ¿Después, quién las aguanta?

(x) Para adquirir las obras de este autor en ediciones impresas o e-book, solicítelas en el sitio www.clubedeautores.com.br/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: