El Manuscrito del “Maligno”


El tema en cuestión es más que polémico, pero eso no quiere decir que uno no deba disertar y platicar sobre lo que algunos incautos prelados -al igual que muchos políticos- insisten en no querer ver.

En la semana pasada, el Vaticano ha iniciado una verdadera contraofensiva para rebatir “informaciones falsas”, “boatos” y “calumnias” que han sido publicadas por la prensa “marrón” -un sugestivo color- sobre una trama de corrupción, tráfico de influencias y sexo que vienen ocurriendo en la Curia Romana, lo que según ellos, sería una manobra para “condicionar” el Conclave que elegirá al nuevo Papa.

“Si en un pasado reciente eran las llamadas potencias, o sea los Estados, los que querían condicionar la elección del Papa, hoy se trata de envolver a la opinión pública”, lamenta la Secretaria de Estado pontificio en un comunicado poco común… Lo que parece muy lógico, ya que es esa misma “opinión pública” la que va a misa.

“…A través de los siglos, los cardenales tuvieron que enfrentar múltiples presiones en la hora de elegir un nuevo pontífice por parte de diferentes poderes, enfrentando lógicas de tipo político y mundano”, completa la nota de la institución vaticana presidida por lo cardenal Tarcisio Bertone.

Según ello, actualmente, “se intenta alterar la opinión pública por medio de argumentos y evaluaciones que no perciben el sentimiento espiritual que la Iglesia está viviendo”, completa la nota.

“Es deplorable que al aproximarse el inicio del Conclave (…) se multiplique la divulgación de noticias no verificadas ni verificables, e inclusive falsas, que causan graves daños a personas e instituciones”, resalta el comunicado… Quien sabe, atacados de repente por una conveniente crisis de amnesia y ceguera sobre todo lo que ha salido de la paredes de diversos bautisterios a la luz del sol.

Pocas horas antes, el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, había rebatido “la desinformación e, inclusive, las calumnias”, sobre posibles intrigas en la cúpula de la Santa Sé y la existencia del llamado “lobby gay”, denunciado por el periódico “La Repubblica”, una de las publicaciones de mayor tiraje en Italia.

“Hay quienes intentan aprovecharse del movimiento de sorpresa y desorientación, ocurrida luego después del anuncio de que el Papa Benedicto XVI abandonara su cargo, para sembrar la confusión e desprestigiar la Iglesia”, declaró Federico Lombardi, en un editorial divulgado por la Radio Vaticano.

“Aquellos que apenas piensan en dinero, sexo y poder, y están acostumbrados a ver las diversas realidades utilizando estos criterios, no son capaces de ver otra cosa, ni siquiera en la Iglesia, porque su mirada no sabe dirigirse para cima o descender con profundidad en las motivaciones espirituales de la existencia”, completó el prelado con tono indignado… Que se ha olvidado de los procesos judiciales que algunos curas respondieron y aún están respondiendo.

Las denuncias, publicadas por el diario La Repubblica y por la revista Panorama, dos importantes publicaciones de aquél país, afirman que el Papa decidió abandonar su puesto después de recibir un códice secreto con más de 300 páginas, que habría sido elaborado por tres cardenales veteranos y considerados inatacables.

En el documento son descriptas las luchas internas por el poder y el dinero, así como el sistema de utilización de “chantajes y coacciones” internas por cuenta del homosexualismo. ¡Noooo! ¿Será?

Pues bien, la contraofensiva del Vaticano coincide con la conclusión por parte del Papa Benedicto XVI de la semana de retiro espiritual iniciado en 17 de febrero.

Para un grupo de cardenales, el Papa prometió “la proximidad espiritual” después de la formalización de su renuncia, el día 28 de febrero.

Utilizando términos muy religiosos, el pontífice se manifestó sobre “el maligno” e hizo una advertencia sobre los “males de este mundo, el sufrimiento y la corrupción”.

La salida del Papa ha generado reacciones en todo el mundo, particularmente en Italia, donde ahora comienzan a llegar los cardenales de todos los continentes y que participarán en marzo de la elección del nuevo pontífice.

Según “La Repubblica y Panorama”, el manuscrito fue entregue para el Papa en diciembre y había sido encomendado por el jefe de la Iglesia Católica después de la explosión del famoso escándalo “Vatileaks”, la fuga de cartas y documentos confidenciales del pontífice.

Sé que una pléyade ya debe estar sacando sus propias conclusiones. En todo caso, es bueno recordar lo que el escritor español Manuel Vicen dijo un día: “El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla”… Aunque según un dramaturgo compatriota de Vicen, Jacinto Benavente, haya insistido en decirnos que: “La peor verdad sólo cuesta un gran disgusto. La mejor mentira cuesta muchos disgustos pequeños y al final, un disgusto grande”… Pero qué le vamos hacer, si a los nuncios de Roma no les sobra tiempo para leer epítetos… ¡Una pena!

(x) Para adquirir las obras de este autor en ediciones impresas o e-book, solicítelas en el sitio www.clubedeautores.com.br/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: