Un Servicio para Bisexuales en la Red


Aunque no lo crea, el asunto es serio, mi amigo, pues un reciente artículo publicado en el periódico “Folha de São Paulo”, expone que el conocido sitio de adulterio “Ashley Madison”, ya tiene 850 mil usuarios en Brasil, por lo que abrirá un escritorio local a fines del corriente año y pretende traer para el país, aun sin fecha definida, un servicio focalizado en hombres casados que deseen tener relaciones extraconyugales con personas del mismo sexo… ¡Pienso que la lista de espera es impresionante!

No en tanto, esta misma red inició sus actividades en Brasil, ya en el año pasado, pero tuvo algunos problemas, como el surgimiento de anuncios que envolvían prostitución. Lo que llevó a Eduardo Borges, actual director de la operación del sitio “Ashley Madison” en el país, a declarar:

“Ahora tenemos más personas monitoreando eses perfiles irregulares y, por causa del crecimiento de la red, también viene creciendo el número de denuncias de usuarios. Pero no tenemos control sobre personas que se pasan por un usuario normal y, fuera del sitio, se revelan como gente de programa y meretricio”, completa.

El escritorio, que debe ser abierto en la ciudad de São Paulo, será el primero fuera de Canadá, donde el sitio fue fundado, y debe contratar tres funcionarios.

Empero, conocido en Estados Unidos como “down low”, los casos de relacionamiento entre un hombre casado y otro hombre debe ganar un sitio específico -actualmente, hombres pueden utilizar el “Ashley Madison” para encontrar otros hombres, en la misma plataforma que existen otros tipos de relacionamiento.

El mismo Borges agrega: “Las personas que procuran por este tipo de relacionamiento, no son gays, hermafroditas o bisexuales. Y sí hombres casados (con mujeres) que están buscando novas experiencias”… Y yo pienso que eso se debe por causa de que las experiencias de casa no dieron cierto.

No en tanto, otros tipos de “público” que pueden ganar herramientas del “Ashley Madison” a futuro, según Borges, son las mujeres “veteranas” y los hombres de “avanzada edad” que se disponen a sustentar parejas más jóvenes -son los llamados de “sugar daddies”, en el lenguaje anglófono.

En todo caso, el “Ashley Madison” dice presar por la confidencialidad de los usuarios, mientras que destaca que la operación del sitio en Brasil, está dando inicio a un programa de devolución del dinero para los clientes que no son exitosos en encontrar un amante por medio de la red.

El reembolso del valor pago, por medio del programa llamado “Amantes Garantidos”, puede ser solicitado por los usuarios que, después de tres meses o más de uso y contacto con por lo menos 18 otras personas dentro de la red, no consiguieron tener un “caso”. El pago de U$ 25 permite entrar en contacto con 20 otros usuarios dentro del “Ashley Madison” brasilero. En otros países, el sistema de resarcimiento ya está en vigor.

Con la meta de alcanzar 1 millón de usuarios hasta el final de este mes de noviembre, la dirección del “Ashley Madison” en Brasil dice tener la mayor tasa de crecimiento entre los 25 países que cuentan con una versión del sitio.

Catastros brasileiros ya son los segundos más numerosos del sistema “Ashley Madison”, y los coloca atrás de los EUA. “Brasil no tiene la mayor comunidad en el Ashley Madison, por cuenta del menor número de personas con acceso a la internet” -comenta Borges.

“El Brasil es el país del sexo; y el brasileño, así como los otros latinos, acepta todo lo que es relacionado a la diversión”, dice Borges. “Y claro que no es sólo por causa de la zafades, pues también existe el factor novedad y el gusto del brasilero por la tecnología”.

Engáñame que me gusta… Mi vecino dice qué los que estaban escondidos dentro del armario de los sentimientos, ahora saldrán a los borbotones, como si fuesen burbujitas de jabón… ¿Será?

Anuncios

Hombres Meditan Sobre la Proporción


Es factible comprender por qué la actual crisis europea, más allá de los problemas económicos y las penurias que ella transgrede en millares de sus ciudadanos, ahora también se ve destacada por causa de las notas interesantes que se vehiculan en algunos periódicos de dicho continente. Aunque el pérfido de mi vecino piense e insista en decirme qué todo ocurre por culpa de Johannes Gensfleisch zur Laden zum Gutenberg… ¿También, con ese nombre, querían lo qué?

Resulta que un reciente éxito literario surgido por aquellos pagos, alcanzó mucho más que simples fans; me refiero al libro “50 Tonos de Gris”, ya que esta obra también acaba de causar su primer divorcio conocido. Pues de acuerdo con lo que nos informa el diario británico “Daily Mail”, una empresaria londinense acabó de pedir la separación matrimonial después que su marido se recusara a realizar las fantasías descritas en dicho best-seller, y las que fueron tan bien descritas por la quimérica británica Erika James.

Quien aun no conoce el libro, le diré que la trama de la obra cuenta el supuesto relacionamiento amoroso entre un empresario y una joven universitaria -con aliento demás- que, entre otras cosas, le gustaba practicar sadomasoquismo y bondage (atar a la pareja, pero no sólo del pescuezo).

Pues bien, después de leer tal libro, la estólida esposa metida a soñadora, de 41 años, resolvió querer practicar en su casa los actos descritos en el romance. Pero la cosa le falló… No a ella, al marido, claro.

No en tanto, como todo indica, el desmerecido marido no consiguió atender a todas las expectativas de su efervescente esposa y ayudarla así a realizar las fantasías exploradas en la retórica de la obra. Entonces la cosa explotó… No, aquélla, no. Me refiero al relacionamiento.

Ahora, en el pedido de divorcio, la dama inglesa explica que el libro le ayudó para que ella descubriese que su marido no embarcaba en las aventuras sexuales deseadas por ella. A la sazón, en base a lo que informa el periódico inglés, el caso jurídico está siendo conducido por la doctora Amanda McAlister, una de las más renombradas abogadas en el área de divorcio en el Reino Unido… La cual no debe tener problemas similares en su casa.

Por otro lado, en el mismo continente, se les ha dado por anunciar a los cuatro vientos, que “Sí, tamaño es documento”, según lo publica el diario español “ABC”.

Y todo ese alboroto, porque una pesquisa anunciada en la revista “Journal of Sexual Medicine” confirmó uno de los mayores temores masculinos: “que el tamaño del pene hace la diferencia en la hora de satisfacer a una mujer en la cama”.

Mismo que el erudito lector se sorprenda con tal averiguación, esa es la rotunda conclusión alcanzada por una pesquisa realizada en la “Universidad del Oeste”, de Escocia.

Al ser coordenada por el psicólogo Stuart Brody, después de analizar lo informado por cerca de 323 mujeres -insatisfechas- sobre los diversos aspectos de la vida sexual, se llegó a la conclusión de que la largura del órgano sexual masculino influye, sí, en el placer de ellas.

Para suerte -o azar- masculino, estas mujeres con más ocurrencias de orgasmos vaginales, dicen que eso ocurría más fácilmente si su pareja tenía un pene mayor. Y según los estudiosos en cálculos de “trigonometría orgiástica”, eso se debe porque penes más largos consiguen estimular toda la extensión de la vagina y también el colon uterino.

Y así, mi amigo, una vez enterado de tales noticias auspiciosas, creo que nos cabe la agotadora tarea de organizar cosas, almacenar conceptos, recolocar parámetros, acondicionar ideas y, por fin, ponernos a meditar sobre detalles y esas proporciones que ahora se revelan, tirando al tacho de la basura la proporción anatómica de Leonardo da Vinci; la divina proporción de Lucas Paccelli; la proporción filosófica de Bertrand Russell, la mimética proporción de la papisa Juana… En fin, la nuestra también.

El Espacio y la Importancia que el Sexo Merece


Dando continuidad a la alquimia metafórica del charlatanismo mundano, es bueno acordarse de un problema que, como todo indica, preocupa una cantidad significativa de personas: el desequilibrio de la vida sexual. Por lo tanto, le digo que la historia es simple, mi amiga… “Usted gusta del sujeto y él también gusta de ti”. Los dos se divierten juntos, sale para cenar, su madre está loca con él, y hasta sus amigos, que antes nunca se dieron tan bien con un pretendiente suyo, lo aceptan como uno más del grupo.

Claro que la vida sería un cuento de hadas si no fuese por un único detalle, cuando las luces se apagan, ustedes dos no se entienden. Y estoy hablando aquí, de la buena y vieja frase: “Yo lo amo, pero él es pésimo de cama, ¿y ahora?”.

En todo caso, anote en un lugar bien visible: “amor es amor, sexo es sexo”, y uno no tiene nada a ver con el otro. Por tanto, es bueno que se olvide lo cuanto antes de esa fantasía de princesa de Disney en la cual sexo y amor pasean de manos dadas por las verdes campiñas quitándole pétalos a las margaritas blancas.

Aclaro que algunas féminas dicen que el sexo, es mucho más suculento cuando se está apasionada, porque en ese momento ellas consiguen alcanzar las galaxias con su cara mitad, olvidándose de inhibiciones, y dejando de lado los agobios de su cuerpo. Pero sucede, mi amiga, que esas cosas son señales de intimidad, y no de afecto, ya que también es posible ser íntimo de una persona por quien usted no siente amor romántico. Entonces, mejor mudar ese refrán y quitarse de la espalda el peso de la obligación de tener sexo increíble sólo porque usted ama a ese sujeto.

Por eso que el papel que el sexo ocupa en su vida y en sus relacionamientos, es otra cosa que usted necesita observar. La habilidad de su pareja en la cama, es algo que lo compone, y no que lo define. Apuesto como él tiene varios talentos que van más allá de lo que se hace entre cuatro paredes. Pero si usted no consigue percibirlos, tal vez esté en la hora de rever las razones que los mantienen juntos. Al final, admiración es el punto de partida para cualquier historia que se pretenda construir a dos, y dudo que transar sea la única cosa admirable que su compañero logre hacer con calidad. Y aun más, recuerde que nadie necesita ser un atleta sexual para gozar o hacer gozar al otro. Buena voluntad, determinación y deseo de dar placer al compañero, acostumbra ser suficiente.

Tampoco le estoy diciendo que usted deba conformarse con una vida sexual insatisfactoria en nombre del amor. Pero tampoco da para hallar qué, para ser feliz, la vida precisa ser un capítulo eterno de “Cincuenta Tonos de Gris”. Basta evaluar el peso que usted da para cada cosa. En todo caso, tengo un amigo que nunca hesitó en afirmar que, para él, el éxito de un relacionamiento dependía 90% del sexo. Eso, hasta que se apasionó por una mujer increíble, pero que no mandaba bien en la cama. Claro que él todavía adora transar, pero reconoce que otras cosas son igualmente importantes para que un relacionamiento de cierto. A veces, hasta mucho más.

Un otro remedio para los desencuentros en la cama, es decirle al otro lo que a usted le gusta, cómo le gusta y cuando es que le gusta. No se olvide que nadie nació sabiendo nada, mi amiga. Además, piense que si las personas llevan semanas para aprender a hacer cosas simples como dirigir un automóvil (o actualizar las músicas del iTunes, en mi caso), imagine como no será para “operar” una máquina compleja como lo es el cuerpo femenino. Por eso, no se intimide en decirle la forma como le gusta ser tocada, la manera de hacer sexo oral que más le da placer, o la posición que la hace subir por las paredes.

Si tu novio está a fin de te dar placer, él quedará muy agradecido por la ayuda que le has dado. Ahora, si se ofende y asume aquel aire de “ya lo se todo”, tal vez usted deba mudar de pareja. Porque pienso que ese tipo de postura arrogante, ciertamente estará presente en otras áreas, y una pareja que no aprende uno con el otro para crecer juntos, difícilmente van a construir un relacionamiento saludable e duradero.

Claro que sexo todavía es un tabú para un montón de gente, tal vez hasta para mi querida lectora, ya que puede sentirse timorata. Entonces, puede ser que role un cierto apremio inicial al ponerse a discutir este asunto con la naturalidad de quien habla del último capítulo de la novela o del partido de futbol del domingo.

Ante la duda, comience pegando leve. Mostrar en vez de hablar suele ser una buena salida. Coloque la mano de él a donde a usted le gusta que él la toque, por ejemplo. Con el tiempo, comience a darle sugestiones verbales. Lo más importante, es dejar siempre bien claro lo cuanto algo que él hizo te gustó. Ahí valen los gemidos, gritos, palabras de incentivo o cualquier otra cosa que le muestre al sujeto que él está en el camino correcto. Su pareja se va a poner feliz por haber dado una bola dentro, y va a anotar mentalmente la sugerencia. En la próxima vez, por lo menos ya va a saber por donde comenzar.

Al final de cuentas, todo es una cuestión de ser honesta con usted y con su amado, y dar el espacio y la importancia que el sexo merece tener en su relacionamiento. Y como todo lo demás que envuelve al ser humano, no existen respuestas ciertas o equivocadas. Existe lo que trae felicidad y placer, y lo que trae frustración y culpa.

Lo importante, es usted mirar para dentro de sí y descubrir en cual anaquel de sus sentimientos debe colocar cada cosa, manteniendo lo que quepa en la primera repisa, y dejando lo que no tenga importancia y lugar en la segunda.

Pero si la timidez o el miedo de parecer promiscua, todavía te impide de conversar con tu media naranja sobre esto, piensa lo siguiente: si tú no abrir tus sentimientos, él nunca sabrá que tú estás insatisfecha.

O sea, que además de perder la chance de sentir placer, estarás negando a tu pareja la oportunidad de que te proporcione buenos momentos… O un buen motivo para grandes lucubraciones, ¿no?

Sexo con Dolor no es Normal


Totalmente polimorfo, y ponderando con creces lo que resta de cultura en este matizado mundo, el bienquisto lector sabe muy bien que frecuentemente acostumbro ratificar ponderadamente que sexo es felicidad, es amor, es placer y además, tiene que ser satisfactorio… ¡Siempre!

Pero cuando veo a las mujeres diciendo que sienten dolor en la fatua hora de la relación en la horizontal, me da un calofrío en la columna. Porque en realidad, ese asunto no tiene porqué ser así.

¡Mujer! Entienda que ese dolor que usted siente, normalmente, no se da porque el pene de su pareja sea grande demás, o porque el juguetito sexual con que se divierte no esté siendo utilizado de la manera correcta. Comúnmente, esa sensación es causada por enfermedades o disturbios ginecológicos que pueden ser tratados con facilidad, y por ello, la importancia de las féminas ir siempre al médico y cuidar do su cuerpo… Antes que los bichos la consuman.

Por lo tanto, nada mejor que repetir aquí lo que dicen los médicos Mauricio Simões Abrão, presidente de la “Sociedad Brasilera de Endometriosis y Ginecología Mínimamente Invasiva” (SBE), y Carlos Alberto Petta, profesor del “Departamento de Ginecología de la Unicamp”, quienes se han tomado el trabajo de explicar cuales son las principales causantes de ese malestar que surge en un momento que debería ser de pleno placer, aunque sepamos que el sentimiento de dolor es una elección de cada uno, de acuerdo con su fetiche.

Tensión – No estoy hablando de usted estar rígida, ni de algo que vaya más allá y pueda convertirse en un problema emocional mayor, como el vaginismo. Algunas veces, la mujer está lo más relajada que puede pero mismo así continúa sintiendo dolor. Eso suele acontecer por causa de inflamaciones locales, las cuales sólo serán descubiertas con acompañamiento médico… Vale advertir que el tratamiento que su marido le da, -cuando consigue-  no solucionará el asunto.

Lubrificación – Toda mujer necesita estar lubrificada en la hora de la relación sexual… ¡Toda, sin excepción! Por lo tanto, si usted no se siente así, entonces necesita procurar un médico. Este problema es más común en las mujeres que ya están en la menopausia y la reposición hormonal puede resolver el caso con facilidad. Pero si a usted todavía no le llegó ese momento, y mismo así siente una secura vaginal, puede que ella esté relacionada al amamantamiento, al uso excesivo de absorbentes internos o a la falta de la libido… Por lo tanto, nunca se le de por usar manteca, como a Marlon Brando.

Endometriosis – Si el dolor que usted siente, aparece cuando el pene le llega hasta el fundo de la vagina, el problema más común indica que puede estar sufriendo de endometriosis. Lo que acontece en estos casos, es una inflamación provocada por la sangre menstrual que fue parar en el lugar equivocado del cuerpo, y ello ocurre más de lo que la gente puede imaginarse. Como la región está enferma, el simple toque del pene causa un dolor bastante incomodo para la mujer… ¡Pobre!, y usted que ya estaba imaginando que su pareja era un tipo de dios Efebo…

Infecciones pélvicas – Otras enfermedades e infecciones en la región vaginal, igualmente pueden ser las culpables por el dolor que usted siente. Ardor, picazón y sensación de quemadura nunca son normales. Pruebe con lavarla más a menudo y si continuar, entonces debe ser motivo para ir al médico y verificar como anda su cuerpo… Que puede estar bien, aunque a veces su pareja insista en decirle que usted está en ruinas.

Entiendo que al seguir estos consejos, y reviendo la segura maleabilidad de los hechos, las mujeres lograrán hacer con que el cacareo oficial se atenúe, mismo que los corruptos continúen a ser ovacionados y el ángulo perforo-contuso de la ignorancia se ablande en un óvalo definitivo que termine por oponerse al tedio rectilíneo que aprisiona el saber colectivo… ¿No es espectacular?

El Uso Inadecuado del Estimulante Sexual


Me detengo a pensar en cómo llega a ser increíble, advertir como las personas vacías siempre tienen ese maravilloso don de llenar la paciencia de los otros. Pero no sé por qué le digo esto, mi amigo, ya que el tema en cuestión dice sobre un levantamiento inédito divulgado hace días por la “Secretaria de Estado da Salud de São Paulo”, el que apunta que jóvenes entre 20 ya 35 años utilizan medicamentos para la disfunción eréctil de manera irregular, debido al deseo de mejorar el desempeño sexual. Y lo peor, es que lo hacen sin consultar un especialista.

Tal encuesta fue realizada con base en los atendimientos realizados por el “Centro de Referencia en Salud del Hombre”. Dicha unidad atiende a más de 300 hombres por mes con problemas sexuales y, cerca de 20% de este total, afirma ya haber hecho uso de estimulantes sexuales por lo menos una vez, sin prescripción médica.

Resulta que en la hora de la consulta, las explicaciones son siempre las mismas: curiosidad, voluntad de optimizar la “performance” sexual y, claro, o recelo de fallar en la “hora fatídica del vamos ver”. No en tanto, el médico jefe del servicio de urología del hospital, Joaquim Claro, -que no es dueño ni pariente de los dueños de esa malévola empresa de teléfonos móviles que nunca tienen señal-, explica que los comprimidos no demuestran un buen resultado para una grande parte de los hombres.

“La medicación no es instantánea y mucho menos mágica como piensan los pacientes. Si el individuo ya es saludable, su pene no irá ponerse más rígido después del consumo del medicamento. Por lo tanto, no existirá mudanza de desempeño”, avisa el sabio doctor para todos aquellos flácidos desesperados.

De acuerdo con este médico, los estimulantes sexuales pueden llegar a causar dolores de cabeza –la superior-, y musculares, diarrea –que puede ser mental-, alergias, visión doble –como llegar a ver dos mujeres en la cama– y, en casos más severos, hasta ceguera… O sea, que si insiste, mi amigo, usted no verá nunca más a su querido “birgulino”.

Además, hay que destacar que los pacientes cardiópatas tampoco pueden ingerir este tipo de medicamento, considerado un vasodilatador, principalmente sin supervisión médica. Solamente este tipo de especialista puede diagnosticarle la necesidad de su uso y, además, el mejor método de utilizarlo, conforme criterios como: edad, histórico familiar y condición financiera… Principalmente esta última, porque un jubilado cualquiera, sobre seguro que al precio que están las pildoritas, no las podrá comprarlas jamás.

“Los efectos colaterales son peligrosos, además del riesgo de la dependencia psicológica. El hombre pasa a supervalorar la droga y liga su propio desempeño sexual al uso del remedio. Esta actitud genera un grado elevado de ansiedad y el paciente asume el miedo de no poder tener más relaciones satisfactorias si no contar con la ayuda medicamentosa”, destaca el Dr. Claro… Mismo que el enfermo viva cambiando de pareja.

Tampoco olvidemos que la práctica de actividad física es una manera saludable y eficaz de mejorar la actuación en la hora del sexo, según lo afirman los médicos. Por ello que los ejercicios contribuyen con el condicionamiento físico, mejoran la circulación sanguínea y aumentan la resistencia trabajando las regiones del pecho, hombros, brazos y piernas, además de elevar la autoestima… y el pobrecito de su querido “birgulino”, claro.

En todo caso, nunca está demás conocer otras actitudes importantes para mantener  una vida sexual activa y segura, en base a sugestiones de especialistas del “Hospital del Hombre”:

Proteja su cuerpo – No sea egoísta, cuide de su amigo. Use condón en las relaciones sexuales y evite el contacto con las enfermedades sexualmente transmisibles. No deje de visitar al médico por lo menos una vez al año para realizarse un check-up y exámenes preventivos… Además de contribuir para con el bolsillo del galeno, obvio.

Converse sobre sexo – Tenga un buen diálogo con su pareja. La confianza es importante para que el sexo satisfaga plenamente a la pareja… Y si mismo así no funciona, entreténgala recitándole unos cuentos verdes.

Prepare el ambiente – La presión psicológica y los problemas del día a día pueden perjudicar su desempeño. Por eso es importante escoger el local y el momento ideal propicio para a relación… Al final, cualquier lugar oscurito, ya sirve.

Olvídese de las leyendas – Según estudios anteriores, el tiempo medio de una relación, -excepto los jóvenes-, es de 15 a 20 minutos. Y mismo que algunos lleven horas, saber sobre esto es uno de los primeros pasos para que la pareja consiga disminuir sus propias expectativas…

¿Al final de cuentas, para qué apurarse cuando se está en una mejor?

Porqué le Damos un Tratamiento Diferente


¿Qué quiere que le diga, mi amigo? En todo caso, hoy saco a la luz una reciente noticia que hace referencia sobre la muerte de más de cuarenta personas que fueron calificadas como “rebeldes” por el Ejército ruso. Tan funesto hecho terminó por capturar mi atención, y eso que el asunto venía relatado en la décima página de un periódico nacional, y que no estaba signada ni contaba con grandes titulares. Esta, por el contrario, sólo ocupaba la mínima fracción de una columna… Algo así cómo para decir: cumplo.

Tan pronto leí la noticia y digerí el acontecimiento, me entretuve pensando si el caso hubiera ocurrido dentro del territorio de otro país, como por ejemplo: los Estados Unidos. Allí, la situación se habría recogido de diferente manera; ya que seguramente ella pasaría a ocupar los titulares de toda la prensa y más que pronto se harían críticas en todos los tonos y colores del acontecimiento en mención.

En todo caso, cabe preguntarse: ¿A qué se debe ese diferente tratamiento y visor de los hechos mundiales? ¿Hay una antipatía manifiesta por la primera economía mundial? ¿Todavía ocupa ese lugar el gran país del norte? ¿Cómo la media norteamericana se encarga de magnificar los eventos? ¿Será que la libertad de expresión permite que las críticas internas a su propio gobierno sean reproducidas por los medios de comunicación?

Esta y muchas otras reflexiones análogas que han quedado en el tintero sobre lo que ocurre en el panorama mundial y el tratamiento que se le da a las noticias, me lleva a pensar en lo que está ocurriendo no solo en mi país, sino que en casi todos los otros de Sudamérica: el fuerte debate cuando analizamos las frecuentes agresiones que han sufrido los periodistas y los medios de comunicación, cuando se pretende aprobar una ley que coarta esa libertad de expresión, y también cuando tantos medios de comunicación están en manos del Gobierno.

Lo que debería tenerse en cuenta, mi estimado lector, es que las diferentes realidades ameritan enfoques diversos; pero resulta que por aquí nos queda evidente que, el tratamiento que se le da a las noticias relevantes, luce como discriminatorio.

La muerte, en cualquier lugar y circunstancia que se produzca, y más si es de decenas de personas, siempre -por los más diversos motivos- al ser humano le causa conmoción, congoja y pesar, y por lo tanto no se puede caer en un tratamiento banal o restarle importancia… ¿O no?… Piénselo mejor.

Ahora Voy a Morir en la Red


Dos por tres doy oídos a mi vecino que siempre anda quejándose de que el mundo muda, y con él mudan los hábitos y las personas. Quizás debería decirle que el raciocinio tendría que ser realizado al contrario, pues el mundo continúa siendo el mismo y quienes mudamos, somos nosotros, los vivos que en él habitamos.

Claro que también existe el otro tipo de vivo, que es aquél que busca aprovecharse de las circunstancias para tirar provecho propio, sin importarle un comino si a alguien le incomoda su actitud.

Bueno, digamos que por otro lado tampoco me asusta saber que los servicios de las empresas funerarias ahora se han mudado a la Red. Pues ya no basta con la tradicional velación, sepelio, entierro o cremación, según sea la decisión o la práctica religiosa y cultural del difunto y su familia, que ahora nos ofrecen en algunos ciberespacios, la recuperación de imágenes y de cuentas de correo electrónico de las personas que han dejado este mundo, y de quienes su familia no desean que sus huellas digitales permanezcan vagando como si fuesen “fantasmas de bits” en la Red.

Recuerdo que hasta muy pocos años atrás, las empresas funerarias presentaban tan sólo sus catálogos funerarios, después los siguieron los digitales, y más tarde los pasaron a la Red; es decir, le agregaron otros modernos paquetes de servicios para que quienes no podían acompañar a los deudos en esos momentos, lo hicieran desde la comodidad de sus hogares vía “streaming” de video, o con notas de pesar en el muro del servicio funerario.

En todo caso, todos somos consientes de que la muerte es una experiencia de sufrimiento personal e íntimo. Y cada quien lleva la procesión y el luto como puede y se le antoja. Por lo tanto, pretender deslocalizar los servicios del sufrimiento, es algo así como que acceder a la transmisión de cualquier evento deportivo, político o cultural.

Bueno, diría que la muerte y todo lo que ella conlleva, también no deja de ser una cultura, pero creo que mediatizar el luto es un extremo del voyeur.

Del mismo modo, otro de sus extremos es pretender limpiar todos los rastros digitales de la persona. Eso es igual que querer tirar a la basura todas las fotografías de quien ya nos dejó, y de negar su memoria.

Entonces, si la gente deja huellas en el mundo analógico, es normal que estas marcas de su paso por el mundo digital sigan allí. Anular esa estela y esos rastros de vida, es como anular y negar una vida.

Por consiguiente, entiendo que los servicios digitales y en Red que ofrecen las funerarias hoy en día en varios países, no muestran el adelanto de una sociedad. Todo por lo contrario, hacen que la muerte ya no sea personal ni privada, y pasan a promover una cultura del ocultamiento y el olvido. Eso no es parte de la cultura digital.

Se entiende que la propia cibercultura vino para promover el compartir y colaborar para crear, y no para destruir una imagen de alguien que nos acompañó, y con quien disfrutamos y compartimos la vida.

El sabido lector que elija lo que más le gusta, pero en todo caso, le advierto que yo prefiero las calaveras mexicanas, que gozan y se burlan de la muerte a los servicios del olvido y la desmemoria actual… ¿Hay mejor forma?

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: