El Espacio y la Importancia que el Sexo Merece


Dando continuidad a la alquimia metafórica del charlatanismo mundano, es bueno acordarse de un problema que, como todo indica, preocupa una cantidad significativa de personas: el desequilibrio de la vida sexual. Por lo tanto, le digo que la historia es simple, mi amiga… “Usted gusta del sujeto y él también gusta de ti”. Los dos se divierten juntos, sale para cenar, su madre está loca con él, y hasta sus amigos, que antes nunca se dieron tan bien con un pretendiente suyo, lo aceptan como uno más del grupo.

Claro que la vida sería un cuento de hadas si no fuese por un único detalle, cuando las luces se apagan, ustedes dos no se entienden. Y estoy hablando aquí, de la buena y vieja frase: “Yo lo amo, pero él es pésimo de cama, ¿y ahora?”.

En todo caso, anote en un lugar bien visible: “amor es amor, sexo es sexo”, y uno no tiene nada a ver con el otro. Por tanto, es bueno que se olvide lo cuanto antes de esa fantasía de princesa de Disney en la cual sexo y amor pasean de manos dadas por las verdes campiñas quitándole pétalos a las margaritas blancas.

Aclaro que algunas féminas dicen que el sexo, es mucho más suculento cuando se está apasionada, porque en ese momento ellas consiguen alcanzar las galaxias con su cara mitad, olvidándose de inhibiciones, y dejando de lado los agobios de su cuerpo. Pero sucede, mi amiga, que esas cosas son señales de intimidad, y no de afecto, ya que también es posible ser íntimo de una persona por quien usted no siente amor romántico. Entonces, mejor mudar ese refrán y quitarse de la espalda el peso de la obligación de tener sexo increíble sólo porque usted ama a ese sujeto.

Por eso que el papel que el sexo ocupa en su vida y en sus relacionamientos, es otra cosa que usted necesita observar. La habilidad de su pareja en la cama, es algo que lo compone, y no que lo define. Apuesto como él tiene varios talentos que van más allá de lo que se hace entre cuatro paredes. Pero si usted no consigue percibirlos, tal vez esté en la hora de rever las razones que los mantienen juntos. Al final, admiración es el punto de partida para cualquier historia que se pretenda construir a dos, y dudo que transar sea la única cosa admirable que su compañero logre hacer con calidad. Y aun más, recuerde que nadie necesita ser un atleta sexual para gozar o hacer gozar al otro. Buena voluntad, determinación y deseo de dar placer al compañero, acostumbra ser suficiente.

Tampoco le estoy diciendo que usted deba conformarse con una vida sexual insatisfactoria en nombre del amor. Pero tampoco da para hallar qué, para ser feliz, la vida precisa ser un capítulo eterno de “Cincuenta Tonos de Gris”. Basta evaluar el peso que usted da para cada cosa. En todo caso, tengo un amigo que nunca hesitó en afirmar que, para él, el éxito de un relacionamiento dependía 90% del sexo. Eso, hasta que se apasionó por una mujer increíble, pero que no mandaba bien en la cama. Claro que él todavía adora transar, pero reconoce que otras cosas son igualmente importantes para que un relacionamiento de cierto. A veces, hasta mucho más.

Un otro remedio para los desencuentros en la cama, es decirle al otro lo que a usted le gusta, cómo le gusta y cuando es que le gusta. No se olvide que nadie nació sabiendo nada, mi amiga. Además, piense que si las personas llevan semanas para aprender a hacer cosas simples como dirigir un automóvil (o actualizar las músicas del iTunes, en mi caso), imagine como no será para “operar” una máquina compleja como lo es el cuerpo femenino. Por eso, no se intimide en decirle la forma como le gusta ser tocada, la manera de hacer sexo oral que más le da placer, o la posición que la hace subir por las paredes.

Si tu novio está a fin de te dar placer, él quedará muy agradecido por la ayuda que le has dado. Ahora, si se ofende y asume aquel aire de “ya lo se todo”, tal vez usted deba mudar de pareja. Porque pienso que ese tipo de postura arrogante, ciertamente estará presente en otras áreas, y una pareja que no aprende uno con el otro para crecer juntos, difícilmente van a construir un relacionamiento saludable e duradero.

Claro que sexo todavía es un tabú para un montón de gente, tal vez hasta para mi querida lectora, ya que puede sentirse timorata. Entonces, puede ser que role un cierto apremio inicial al ponerse a discutir este asunto con la naturalidad de quien habla del último capítulo de la novela o del partido de futbol del domingo.

Ante la duda, comience pegando leve. Mostrar en vez de hablar suele ser una buena salida. Coloque la mano de él a donde a usted le gusta que él la toque, por ejemplo. Con el tiempo, comience a darle sugestiones verbales. Lo más importante, es dejar siempre bien claro lo cuanto algo que él hizo te gustó. Ahí valen los gemidos, gritos, palabras de incentivo o cualquier otra cosa que le muestre al sujeto que él está en el camino correcto. Su pareja se va a poner feliz por haber dado una bola dentro, y va a anotar mentalmente la sugerencia. En la próxima vez, por lo menos ya va a saber por donde comenzar.

Al final de cuentas, todo es una cuestión de ser honesta con usted y con su amado, y dar el espacio y la importancia que el sexo merece tener en su relacionamiento. Y como todo lo demás que envuelve al ser humano, no existen respuestas ciertas o equivocadas. Existe lo que trae felicidad y placer, y lo que trae frustración y culpa.

Lo importante, es usted mirar para dentro de sí y descubrir en cual anaquel de sus sentimientos debe colocar cada cosa, manteniendo lo que quepa en la primera repisa, y dejando lo que no tenga importancia y lugar en la segunda.

Pero si la timidez o el miedo de parecer promiscua, todavía te impide de conversar con tu media naranja sobre esto, piensa lo siguiente: si tú no abrir tus sentimientos, él nunca sabrá que tú estás insatisfecha.

O sea, que además de perder la chance de sentir placer, estarás negando a tu pareja la oportunidad de que te proporcione buenos momentos… O un buen motivo para grandes lucubraciones, ¿no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: