Porqué le Damos un Tratamiento Diferente


¿Qué quiere que le diga, mi amigo? En todo caso, hoy saco a la luz una reciente noticia que hace referencia sobre la muerte de más de cuarenta personas que fueron calificadas como “rebeldes” por el Ejército ruso. Tan funesto hecho terminó por capturar mi atención, y eso que el asunto venía relatado en la décima página de un periódico nacional, y que no estaba signada ni contaba con grandes titulares. Esta, por el contrario, sólo ocupaba la mínima fracción de una columna… Algo así cómo para decir: cumplo.

Tan pronto leí la noticia y digerí el acontecimiento, me entretuve pensando si el caso hubiera ocurrido dentro del territorio de otro país, como por ejemplo: los Estados Unidos. Allí, la situación se habría recogido de diferente manera; ya que seguramente ella pasaría a ocupar los titulares de toda la prensa y más que pronto se harían críticas en todos los tonos y colores del acontecimiento en mención.

En todo caso, cabe preguntarse: ¿A qué se debe ese diferente tratamiento y visor de los hechos mundiales? ¿Hay una antipatía manifiesta por la primera economía mundial? ¿Todavía ocupa ese lugar el gran país del norte? ¿Cómo la media norteamericana se encarga de magnificar los eventos? ¿Será que la libertad de expresión permite que las críticas internas a su propio gobierno sean reproducidas por los medios de comunicación?

Esta y muchas otras reflexiones análogas que han quedado en el tintero sobre lo que ocurre en el panorama mundial y el tratamiento que se le da a las noticias, me lleva a pensar en lo que está ocurriendo no solo en mi país, sino que en casi todos los otros de Sudamérica: el fuerte debate cuando analizamos las frecuentes agresiones que han sufrido los periodistas y los medios de comunicación, cuando se pretende aprobar una ley que coarta esa libertad de expresión, y también cuando tantos medios de comunicación están en manos del Gobierno.

Lo que debería tenerse en cuenta, mi estimado lector, es que las diferentes realidades ameritan enfoques diversos; pero resulta que por aquí nos queda evidente que, el tratamiento que se le da a las noticias relevantes, luce como discriminatorio.

La muerte, en cualquier lugar y circunstancia que se produzca, y más si es de decenas de personas, siempre -por los más diversos motivos- al ser humano le causa conmoción, congoja y pesar, y por lo tanto no se puede caer en un tratamiento banal o restarle importancia… ¿O no?… Piénselo mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: