¿Enamoramiento o Amistad?


Con la mano en el corazón, le pido que por favor me responda quien es que nunca se apasionó por un amigo o amiga. Igualmente, requiero que quien nunca confundió todo aquel compañerismo o el deseo de querer proximidad con algo que va mucho más allá de broderagen, entoncesque de un paso al frente, que tire la primera piedra o deje de leer lo que se sigue.

Gente, ¿existe cosa más fácil de que dejarse llevar por aquella sensación de confianza e intimidad, y terminar imaginando que existe algo más que fraternidad en todos aquellos gestos y buena voluntad? No, no hay. Y es allí que reside el peligro.

Vea bien, la amistad es uno de los tipos más poderosos de afecto que existen en el universo. Amigos viven y mueren unos por los otros, escuchan historias mutuas, se ayudan sin juzgar y están siempre a puestos para dar una mano cuando la barra pesa demás, sea con un consejo de última hora o una dosis de tequila. Sin necesidad de hablar en gustos parecidos, o de los chistes internos y de las miles de cosas vividas juntos que dejan esa sensación de conforto que incluso un regazo de madre es incapaz de superar.

Dígame la verdad, ¿esa es o no es la receta de un relacionamiento perfecto? Hasta sería, si no fuese por un pequeño detalle: no hay amor entre amigos. Por lo menos no del tipo romántico en el que las personas se besan, se casan y viven felices para siempre en casas con jardín y cerquita blanca. Y eso, mis amigos, muda todo.

Porque, al contrario de los enamorados, estos no exigen exclusividad, lo que permite una gran libertad a la historia. Entonces piense bien antes de querer meter, a la fuerza, ese carapacho de que es el “hombre o mujer de su vida” en aquella persona que usted conoce hace años y que nunca le dio señales de querer llevar el relacionamiento de ustedes para otro nivel. Porque simplemente, puede que esta no sea la mejor elección para ese papel.

Concuerdo que los individuos a veces no logran controlar lo que se siente, y que muchas veces somos tomados de sorpresa por ese sentimiento que tomó un rumbo inesperado. No en tanto, es necesario estar atento para no confundir los cables y querer colocar en la estantería un amor que debería ser largado en el cesto de la carencia. Porque yo apuesto que ese amor repentino surgió, justamente, en un momento en que la vida te dio una rastrera y, sin muchas perspectivas, te encaminó para el hombro amigo más cercano… ¿No es verdad?

Visto por otro ángulo, la proyección también puede llevar a las personas a pensar que el sentimiento por el otro dejó de ser amistad. Porque, a veces, llegamos a gustar tanto del otro, lo admiramos tanto, nos divertimos tanto con él, que acabamos queriendo ser el otro. Entonces nos metemos en la cabeza que queremos tener al otro sólo para nosotros en la tentativa de absorber por osmosis un pedacito de aquello todo que hace de él un ser tan especial… ¿Necesita que te diga que eso no resulta correcto? Creo que no.

No estoy diciendo que amigos no pueden ser amantes y vice-versa. De vez en cuando hasta que el afecto se transforma y gana otros significados. Suerte para esas palomitas si consiguieren mantener un relacionamiento leve y profundo como sólo las grandes amistades lo son. El problema aquí, es pensar que amor y amistad son etapas de un mismo proceso. Porque en verdad, generalmente no lo son.

Lejos de mí querer desalentar quien quiera que sea a vivir sus paciones por más improbables que ellas parezcan ser. Sólo aviso que no cuesta nada conferir si es que hay agua en la piscina antes de saltar. O mejor dicho, conviene ver si la tal piscina existe en verdad, o si ella es un espejismo creado por la sed extrema de afecto del cual sufrimos vez u otra en la vida.

Y en relación a lo aquí expuesto, nada mejor que rescatar las palabras del escritor mediterráneo Alberto Moravia, quien dictó el siguiente fallo: “La amistad es más difícil y más rara que el amor. Por eso, hay que salvarla como sea”… ¿Usted no concuerda?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: