Ojo con los Preservativos de Siniestro Azar


Nadie sabe de buena tinta si son ciertos o verdaderos los refranes, pero hay que dar tiempo al tiempo, ya que hay más mareas que marineros, y por lo tanto nadie sabe lo que le espera. Algunos apocalípticos estrafalarios anuncian a grito pelado que Dios es el administrador del futuro, y que éste no proclama cual son sus intenciones para que anticipadamente no podamos ponernos a cubierto. No en tanto como algunos piensan y anuncian, no se cansan de repetir de manera desgañitada que es un mal gerente de ese capital, pues ni el propio destino fue capaz de prever… ¡Sacrosanto dilema!

En verdad, yo me limito a secas a encogerme de hombros ante esas opiniones subversivas que no son mías. Ciertamente deben ser de algún hombre, ya que de hombres son generalmente esas osadías, no de mujeres.

Sin embargo, el último martes 13 de diciembre –una fecha comúnmente dada al siniestro azar- he quedado con el subconsciente detenido y observando atentamente el triste destino que sórdidamente aguarda a algunos individuos. Tal hecho ocurrió cuando acabé de leer en “Yahoo! Noticias” la divulgación de un informe donde cuentan que hace pocos días la empresa Blowtex decidió retirar de circulación del mercado, todos los condones que pertenecen al lote 16JUN-B del preservativo marca Turbo.

El anuncio del inusitado “recall” me dejó como si fuese un aprendiz de químico que ha mezclado un ácido y una base y agita con la mano el tubo de ensayo. Para ser sincero, en un primer momento no vi mucho, pues siempre pasa así si no se ayuda a la imaginación, pues la sal que de aquello salió era de esperar, tantos son los milenios que llevamos en esto de mezclar sentimientos, ácidos y bases, hombres y mujeres.

La proclama del “recall” sucedió porque la empresa identificó un posible defecto de fabricación que afecta la resistencia del producto, tornándolo impropio para el uso e indeseadas consecuencias futuras para el usuario.

El comunicado avisa que los consumidores pueden entrar en contacto para solicitar el cambio del preservativo, o el resarcimiento de los valores pagos por el producto, estableciendo contacto con los voceros de la empresa a cualquier momento por el teléfono 0800-779-6968 (Brasil), por el sitio “http://www.blowtex.com.br”, o por la página que la empresa tiene en Facebook, o por Twitter (@twitesao.

Caso el consumidor no consiga cambiar el producto u obtener la restitución del valor pago, se aconseja procurar de inmediato el “servicio de protección al consumidor” (Procon-SP), que tomará las urgentes providencias legales que el caso requiere, porque ante todo queda sobreentendido que de no hacer el reclamo en el momento que el usuario encontrar el defecto, las consecuencias posteriores –digamos nueve meses después-, las pobres consumidoras necesitarán buscar una maternidad, salvo casos contrarios en que el individuo lo haya utilizado al realizar el procedimiento de alivio de sentimientos de forma manual… En ese caso, es sólo lavarse las manos y pronto.

En fin, cada minuto vivido con la ilusión y la esperanza de corregir lo que se hizo mal, permite presentes que aprovechan el pasado y se proyectan a un futuro donde uno volverá a meter la pata sabiendo que la vida por delante y la que queda, se unirá para que no sea al cohete la vida alrededor… ¡Tengan todos una Feliz Navidad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: